diciembre 18, 2007

La oferta del primer mundo no parece ser tan buena. (Diálogos conmigo mismo)

El los últimos años, muchos países han rehusado a ella y buscaron la forma de una esperanza diferente.
Esto, psicológicamente, responde a una autodefensa ante la imposibilidad de acceder a un nivel superior. O quizás a otra cosa.
-¿Otra cosa? Se da cuenta que para hablar de esto, debería tener, al menos, un pequeño detalle de los “otra cosa”.
-Si, pero yo ya no escribo sobre política, lo mío es la ficción pura.
-Con más razón, con la ficción podría al menos inventarme algo.
-Pero es un tema serio como para inventar. Mire si digo: “Países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina; utilizan su desprecio al capitalismo porque saben que nunca llegarán a tener democracias serias”
-¿Cuál es el problema?
-Que es muy posible que esté equivocado. Porque de alguna manera, esos países tienen la tendencia de glorificar a sus líderes y darles “banderas verdes” para tomar todo tipo de decisiones. Eso no es democracia. Incluso, todo me hace suponer, que los ciudadanos no quieren la democracia.
-Yo creo que sí, pero las instituciones creadas por cada uno, están establecidas para centralizar el poder.
-¡Eso es a propósito!, no hay excusas a esta altura del partido. Si gobernaban los oligarcas era porque tenían el poder financiero, si los socialistas mandan es porque tienen el poder del pueblo. Pero al fin de cuentas, el poder es uno solo y pareciera ser que enceguece a quien lo maneja.
-Yo tengo esperanzas, considero que alguna vez las cosas van a salir bien.
-Ojalá, pero no se haga muchas ilusiones. Mientras haya pobres a raudales, estos (y su voto) van a ser manejados en función de la centralización del poder.
-Pero pueden levantarse.
-Mire Venezuela, supuestamente es el socialismo siglo XXI, erigido por las masas populares. ¿Y que lograron? Colocar a un señor un poco impresentable que no ha solucionado la pobreza, que decide por todos como un rey y que gasta muchas energías en mantenerse en el poder.
-Lo votó el 60% de la gente, por algo será.
-También Cristina Fernández fue votada por millones, incluso sin presentar propuesta alguna de gobierno. Eso me asegura que las masas populares son maleables tanto por la izquierda como por la derecha.
-¿No es preferible que el ojo esté puesto en derechos humanos, educación, ancianidad, salud?
-Eso es maravilloso, pero está comprobado que la izquierda y la derecha están empatadas en resultados. Y no es un empate decoroso. ¿No le parece que todos los gobiernos, sin importar el color, están obligados a generar el bienestar de sus habitantes?
-Desde ya.
-Es lo que digo, si no lo consiguen, es de puro “hijos de puta” que son, no hay excusas.
-¡Extremista!
-Por eso escribo ficción. Más vale vaya a leer mi novela ON-LINE y no me meta en terrenos políticos.

Cruz J. Saubidet®


Blogalaxia
Technorati

diciembre 06, 2007

Reciclaje de mejunjes azules (IV)

El amor es como las arañas venenosas; si se lo ve venir se lo puede matar, pero una vez que te picó: ya es tarde.

Los terroristas son como el amor, (o como las arañas venenosas), para picar no deben ser vistos, porque serían pisoteados.
***********************************************************************************

No sé si a quien elevar mis quejas:
- al inventor del PowerPoint,
- al botón “reenviar” de los emails,
- a las personas que creen que uno los va a leer,
- a las personas que creen en el poder de las cadenas de correo,
- O a mi propia intolerancia.

***********************************************************************************
“Fijate si está filoso”
Frase de mi hija durante el “Black Friday”. Quiso que me cerciorara si había una fila larga en el negocio.

***********************************************************************************
Pocos autores escriben buenas canciones sobre un amor feliz.

***********************************************************************************
Muchas veces el poder NO se mide por las personas a las que uno maneja, una sensación muy gratificante, es sentir que nadie tiene poder sobre uno.

***********************************************************************************

más MEJUNJES AZULES

noviembre 19, 2007

Una cosa lleva a la otra. (Parte 1)

Siempre pienso que he llegado tarde a este mundo que me ha tocado, yo debería haber nacido hace miles de años y de esa manera habría disfrutado de mi anarquía. Porque yo soy anárquico. Aunque comprendo con claridad los controles gubernamentales y a la policía como males necesarios, nunca voy a terminar de aceptar que instituciones poderosas mantenidas con los impuestos limiten mi deambular por este mundo que me ha tocado en suerte. Sé con claridad que los controles y las leyes son imprescindibles, pero no por ello dejan de incomodarme.
Hace seis o siete años, invadió la Argentina una epidemia de ladrones. Siempre hubo ladrones; y mi país ostenta, casi con orgullo, un lugar de privilegio en esos aspectos. Pero la dolencia de esos tiempos fue significativa porque, si en la época “menemista” muchos que se quedaban sin trabajo ponían un kiosko, con De la Rua y los subsiguientes las opciones se acotaron a cartoneros y “chorros”.
De los primeros se han realizado miles de estudios, escrito ensayos diversos y, cualquier periodista con ansias de “progre”, realizaba un programa sobre ellos viajando en los trenes que cada tarde los llevaban del conurbano a Buenos Aires en busca de lo que tiran los que aun tienen algo que tirar. Por eso no hablaré de ese grupo y sí del segundo. Leer Más...

Cruz J. Saubidet®



Blogalaxia:


Technorati:

noviembre 15, 2007

Un versito a Buenos Aires

Buenos Aires,
ciudad que ha inspirado a Bioy, a Borges y Cortázar
en el camino de sus cuentos;
a Quinquela Martín,
en sus paisajes boquenses,
y a muchos otros que han dejado su huella
en esta tierra de soles entrecortados,
inviernos fríos y tardes tristes,
sin amor y sin poesía.
* * * * * * *
Ciudad de gente apurada,
corriendo hacia bancos que cerraron,


a funciones de cine ya empezadas,
o simplemente,
a un puesto de panchos
en plaza San Martín al mediodía.
* * * * * * *
Ciudad de música
en las plazas y en los subtes,
de travestis,
de mentiras,
de políticos que en campaña,
reparten abrazos
en Diagonal Norte y Florida.
* * * * * * *
De una plaza Flores
de viejos cansados
de un parque Rivadavia
con olor a porro y a infancia perdida
de un parque Centenario
triste bajo el barro
de un parque Chacabuco
lleno de cemento
y de una autopista
que la va marcando
siempre desde arriba.
* * * * * * *
Allí viví yo
Y estuvo mi vida.
Y aunque no me guste,
me encanta esa cosa,
que todos critican,
pero nadie olvida.
Cruz J. Saubidet®


octubre 26, 2007

Noche de brujas, pero de civil.



Dentro de 5 días se celebra en USA la noche de brujas o halloween.

En sí, el festejo no es tal cosa, sino una serie de situaciones generadas a fuerza de publicidad y más publicidad y un espíritu puramente yanqui de transformarse en otro al menos el 31 de octubre de cada año.

Lo cierto es que puede llegar a ser divertido en algunos casos y hasta grotesco en otros. El año pasado, la madre de una compañera de colegio de mi hija se disfrazó de calabaza. El hecho fue impresionante, pues las dimensiones de la gorda bestial daban a entender que para tal embozo le sobraba con pintarse de naranja, así y todo, agregó proporciones a su cuerpo a fuerza de plástico, y estuvo a punto de ser linchada por los padres furibundos que no podían esquivarla por ningún lado de la vereda. Eso fue feo, pero, algunas madres vestidas de brujas o hadas pueden llegar a ser agradables a la vista.
El dilema de cada año es el disfraz de mi hija Amparo. El primer año fue la mentada “Cinderella”, el segundo: “la novia del zorro”; apelativo que logró gracias a un vestido de española muy bonito, el tercero: bruja; disfraz comprado a último momento y por suerte de oferta; este año: aun no está claro. En un principio iba a ser un “alien myself” o sea que haría el traje con sus propias manos. Al ver las dificultades de la fabricación a base de cartón, cambió sus intenciones y decidió ser “detective” onda Sherlock. Fácil el disfraz teniendo una lupa, un sombrero inglés y un sobretodo. Pero no, una semana atrás decidió ser “gitana” y todavía no están definidas las ropas. Digo “ser” y no “disfrazarse de” porque así se dice por estas tierras, nadie pregunta ¿de que te disfrazaste? Sino ¿Qué (o quien) sos?

A esta altura de mi vida, yo acepto casi todo, pero tengo mis reservas a la hora de los disfraces que representan culturas existentes. Disfrazarse de “gaucho” significaba un insulto para mi padre puesto que era su indumentaria diaria, para nada un disfraz. Supongo que para una gitana debe ser lo mismo, o para un alpinista, un carpintero, una mucama, una boliviana con sus trajes típicos, un bombero, un policía o cualquier individuo que el 31 de octubre verá a una cantidad de niños caracterizados de “ellos”. Pero no quiero ser más papista que el papa y por las dudas, si me disfrazo de algo, será de líder religioso, blanco o purpurado.

Sin embargo, salvo en países de culturas ancestrales arraigadas, existe un uniforme para todo el mundo, al que habría que agregarle algo, para transformarlo en característico de una u otra nación o profesión: El jeans y la remera (o camiseta). Con estos sencillos ropajes podemos caracterizar a cualquier ciudadano del mundo agregando un pequeño detalle, ya sea en la actitud, en la camiseta o en el calzado elegido para la ocasión. También podemos agregar un cuarto elemento que nos ayude a lograr nuestro objetivo.

-Jeans, remera y un AK47: militante terrorista de cualquier país de oriente.

-Jeans, remera y unos zancos de un metro (para mirar de arriba a todos): porteños, si bajamos los zancos unos centímetros podemos ser rosarinos (sin ofender)

-Jeans y remera y escupiendo sobre la vereda: un “chino de Flushing” (sin ofender)

-Jeans y remera que diga “I Love NY”: turista de cualquier parte del mundo.

-Jeans, remera y una bolsa con botellas y latas vacías: latinoamericano/a desocupado en NYC.

-Jeans, remera y cadenas de oro con medalla: vendedores de droga o cantantes de hip hop o reggaetón.

-Jeans, remera y un chop de cerveza: alemanes.

-Jeans, remera y zapatillas rotas (1): habitante de las periferias de cualquier ciudad del mundo.

-Jeans, remera y zapatillas rotas (2): cantante de pop que pagó un montón por sus zapatillas ¡Y estaban rotas!

-Jeans, remera y zapatillas rotas (3): skater.

-Jeans, remera y zapatillas rotas (4): CJS in NYC.

-Jeans, remera y zapatos negros lustrados: griegos.

-Jeans, remera (grande) y zapatillas baratas: una monja.

-Jeans, remera y zapatos náuticos marrones: un “típico clase media”

-Jeans, remera (sin corpiño) y zapatillas: una generadora de fantasías.

-Jeans, remera (sin corpiño) y zapatos de taco aguja: una prostituta cara.

-Jeans, remera (sin corpiño) y…: ¡basta!

-Jeans y remera con publicidad: alguien que trabaja gratis.

-Etc., Etc., Etc.

Podría poner más ejemplos, pero muchos se sentirían ofendidos. Creo que el Jeans y la remera son la vestimenta universal de estos tiempos; y no me disgusta. ¿Será de alguien la patente del jeans? El señor Levy’s debe estar encantado, aunque medio a las trompadas con Mr. Lee y mirando con asco a Wrangler, aunque supongo que entre los tres se dividirán la torta. Mas vale así.

Lo interesante de esto es que, a pesar de “uniformar” de cierta manera al mundo, el jeans y la remera uniforman desde abajo hacia arriba. Ricos, masomenos y pobres los usan y, a pesar de tener precios tan diferentes, lo cierto es que no son tan distintos entre sí. ¿o sí?

Cruz J. Saubidet®


octubre 16, 2007

¿ES SANO RELATAR EL PASADO?

¡Pero no, corazón! Son cosas que la gente dice, no para perjudicarme, sino para quitarte a vos la ilusión de que lo nuestro realmente funciona y funcionará.
Todos tenemos pasado, para que negarlo, pero la clave para que los tiempos pasados no nos condenen se llama crecer, o madurar que sería lo mismo pero con gusto a fruta.
Que haya tenido actitudes desdeñables y atragantadas de urbanidad en años anteriores, no implica que las siga teniendo hoy día.
¿Fui malo? Depende del cristal con que se mire. La maldad es un concepto demasiado resumido para los tiempos que corren. Lo mismo para la bondad, que tiene casi siempre implícita esa concepción espiritual de trascendencia que siempre detesté.
Al fin de cuentas, mi amor, la maldad y la bondad son solo los caminos que se toman en pos de los objetivos, no vayas a creer que siempre la maldad es atajo y la bondad demora porque caeríamos en lugares demasiado comunes para vos y para mí. Y no nos gustan los lugares comunes porque ya están demasiado pisoteados.
¿Qué querés saber de mi pasado? Yo te lo cuento sin problemas, pero me parece que algunas cosas te van a afectar. A lo que te cuente, deberíamos ponerle etiquetas, las amarillas van a ser los arrepentimientos y las verdes, los sucesos inevitables. Así y todo vamos a discrepar en los colores y te repito que vas a rogar que me arrepienta de las etiquetas verdes y me vas a querer menos cuando me niegue.
Antes de eso te quiero aclarar que tu pasado me interesa solo de manera anecdótica, no quiero escuchar de tus amores antiguos, ni tus sesiones de sexo desenfrenado con tal o cual, ni los pasos de tus trepadas laborales. O mejor dicho, quiero enterarme poco a poco de todo eso, quiero que dentro de tres años, tras un orgasmo compartido me cuentes, entre sonrisas, tus historias de cama. O dentro de diez años, envalentonados ambos con vodkas o tequilas, enterarme como llegaste a ser la profesional que eras cuando te conocí. Pero quiero que las historias de tu vida se inserten en un marco de comodidad, donde lo que digas ya esté aceptado de antemano.
Tené en cuenta, y no creas que doy vueltas al asunto para escaparme, que todo lo que hice es pasado y no hay forma de cambiarlo. Soy producto de lo que hice, no lo niego; pero me gusta mucho más sentirme producto de lo que quiero hacer y vivir en función de eso. Ahí estás vos, ahí estamos los dos y me gusta la situación de proyectar juntos lo que vendrá.
Pero está bien mi amor, entiendo que quieras saber y te voy a contar todo con el riesgo de perderte.

Cruz J. Saubidet®



octubre 05, 2007

un rapidito

Se dio así, cuando dos personas piensan y sienten al unísono la situación se genera sola. Sin desprenderse ni decir palabra caminaron hacia un motel de la calle México e hicieron el amor durante toda la tarde, parando de a ratos y acariciándose con cuidado. Se dijeron hasta mañana al despedirse, aunque sabían que iba a ser difícil.

Fragmento de NADA ES TAN ASI® CJS-2007

septiembre 22, 2007

t r e i n t a y c i n c o ! ! !

Unos cuentan sus arrugas,
Otros si les queda pelo
Yo voy contando las canas
Y mis horas de desvelo.

Y sigo vivo....

julio 06, 2007

Disertaciones sobre la maldad y la bondad.

El hombre es malo por naturaleza, en algunas ocasiones se vuelve bueno y en ese momento pierde la libertad.
¡Nadie podrá acusarme de ser buena persona! Repite hasta el cansancio un gran amigo, no mío porque es demasiado malo, pero creo que tiene algunos que son malos como él.
Los niños son la prueba de que la maldad está en la pureza, son sádicos, violentos, desordenados, desconsiderados; y lo peor de todo es que aprenden con velocidad todo lo que se les cruza.
Cuando un niño es bueno llama la atención, supongo, porque no es natural que sea así. De los niños buenos se desprenden dos situaciones que lo llevaron a eso: O una gran represión exterior, o un grave problema interior a base de complejos.
Por supuesto que es mucho más cómodo tener en casa a un niño bueno, pero como padre debo preocuparme de que mi hija trabaje su maldad de la mejor manera para que viva una niñez saludable.
Desde hace tiempo me pregunta sobre la bondad de ciertos personajes:
¿El Papa es bueno? ¿Kirchner es bueno? ¿Bush es bueno? ¿Vos sos bueno? ¿Mamá es buena? ¿Tus amigos son buenos? ¿Las monjas y los curas son buenos? ¿María Elena Walsh es buena? ¿Los perros son buenos?
A todas las preguntas le contesto lo mismo: Masomenos, nadie es malo ni bueno o mejor dicho, todos somos un poco malos y un poco buenos. Entonces, enojada con mi respuesta dice: ¡Mamá, papá dice que vos no sos buena! Y ante la cara recriminatoria de mi mujer agrego: Si fueras buena no nos habríamos casado.

Demostrarle a mi hija lo imprescindible de la maldad (en la justa medida) para una vida saludable es hasta el momento el trabajo más arduo que he enfrentado como padre.
Mi empeño se debe a que debo haber sido un niño bueno y mis recuerdos de la niñez no son los más agradables. “Mientras uno anda con otros chicos buenos la situación va bien, pero al momento de cruzarse con alguno de esos mal llamados malos (hoy les llamo normales) todo se complica” Y el mundo está lleno de niños normales.

Uno de los síntomas que demuestran que alguien se está VOLVIENDO BUENO es la CONSIDERACIÓN HACIA EL PRÓJIMO. Ese elemento nos transforma en personas adaptadas y confiables. De la consideración se desprende la responsabilidad y desde ahí a la beatificación ya quedan pocos pasos.
Una vez que ya somos buenos, necesitamos lo que algunos llaman la “sal de la vida” y consiste de actitudes aisladas donde la consideración y la responsabilidad son dejadas de lado. Hay que tener cuidado, porque esos pequeños actos aislados son adictivos y si abusamos de ellos pueden poner en peligro nuestra cómoda vida actual.

Yo fui un niño bueno hasta que me di cuenta, después fui un adolescente feliz, volví a ser considerado y responsable cuando me casé, más aun cuando nació mi hija. Hoy en día estoy en la búsqueda del equilibrio.

Cruz J. Saubidet®
Tags Technorati:
Tags Blogalaxia:

junio 29, 2007

La muerte desde cerca. Parte 1

Al mediodía de ese viernes mi mujer me llamó a la oficina y me contó que por la esquina del edificio donde vivíamos había pasado una persecución policial con disparos, sirenas y frenadas varias. Solo pensé: Que suerte que no había salido a pasear con mi hija de pocos meses, era septiembre de 2000.
La sensación me duró un rato pero después el trabajo ganó terreno en mis pensamientos.

Ese día, también al mediodía, Rafael pasó a buscar a Manuel para ir a almorzar a Mc. Donalds. Subieron ambos al ciclomotor y marcharon por la avenida, despacio, en dirección Norte-sur.
Quince minutos después del llamado de mi esposa, el Peugeot 205 robado y ocupado por los asaltantes iba en la misma dirección, ya con los vidrios destruidos producto de los balazos. El su huida se subió a la vereda el preciso instante en que Rafael y Manuel pasaban, haciendo volar la motito y sus ocupantes a vez que se estrellaba contra un portón. Diez patrulleros rodearon el Peugeot, los policías disparaban a mansalva desde sus autos y los delincuentes respondían.
Rafael y Manuel estaban en el suelo, Rafael no se movía pero Manuel atinó a arrastrarse y ponerse a salvo de los disparos. Sus movimientos alertaron a los policías y los muy bestias le dispararon hasta que dejó de moverse.

Salí del trabajo y pasé a visitar a mis hermanas, las encontré pálidas y escuchando la radio, el locutor decía: “Baño de sangre en San Isidro, persecución tiroteo y muerte en la avenida Centenario, dos inocentes caídos, Rafael ... murió en el acto; Manuel ... lucha por su vida en el hospital central de San Isidro”
-¿Están hablando de Manolo?
-Sí Cruz, te estábamos esperando para ir al hospital.
-Vamos ya, ojalá que sea un error, pero es Manolo, 19 años, estudiante, músico, mierda, vamos.

Salir de Buenos Aires en hora pico es un trabajo difícil, el taxista hacía lo que podía pero avanzábamos muy despacio mientras que la radio repetía la noticia y nos confirmaba que Manolo era Manolo y Rafael era Rafael. Bajamos cerca de la estación de tren y subimos en silencio y así seguimos los 25 minutos del viaje.
De a ratos pensaba en Rafael y no podía creerlo, pensaba en sus padres a quienes conocía bastante, pensaba en el dolor indescriptible de perder un hijo, peor aún, un hermano de Rafael había muerto tres meses antes en un accidente de avión.

Legamos al hospital y confirmamos la noticia, abracé a mi tío, mi tía y mis primos, Manolo estaba en quirófano y los médicos hacían lo que podían. La recepción estaba plagada de periodistas pero no hablé con ninguno, el intendente se puso a disposición de la familia y la municipalidad correría con todos los gastos. Pasaron varias horas, Manolo salió de quirófano, le habían sacado varias balas del cuerpo pero muchas seguían alojadas en su pierna y en su espalda. A las 11 de la noche pudimos verlo, entré a la sala de terapia intensiva con barbijo, guantes y guardapolvo. Manuel estaba conciente, me acerqué, le agarré la mano, le di un beso en la frente y le dije que pusiera mucha fuerza que iba a andar bien. Manolo sonrió y cerró los ojos.

Continuara.....


junio 25, 2007

Segundas vueltas, primeros pasos.

Es imprescindible para un político haber tenido profesores muy malos, porque mentir es decir lo contrario a lo que se sabe, por lo tanto, si aprendieron cosas erradas y mentirán “por profesión”, mas vale que lo aprendido estuviera equivocado. Con suerte se les escapará alguna verdad de vez en cuando.


Hace mucho que no escribo política, pero cuando mis pronósticos se van dando me parece que debo dedicarle algunas letras al tema. Aunque el tema no es la política, quizás la palabra “soberbia” sea la que viene al caso.
Hace tres años, el presidente argentino Néstor Kirchner llegó a la Casa Rosada con poco más del 20% de los votos, ya que debía competir en segunda vuelta con Carlos Menem quien había llegado al techo de sus votantes en la primera vuelta y optó por retirarse de la segunda en vistas de una abultada derrota.
A partir de allí, el presidente manejó los hilos del país de una forma diferente que en un primer momento me simpatizó. Pero, al contrario de la lógica, su nueva forma de gobernar, se vio opacada rápidamente por sus ansias de poder, de todo el poder, peor aún, la ostentación todopoderosa de él y hasta de su gabinete.
La formula es una sola: negar lo malo, destacar lo bueno; el resto es silencio, ese silencio cargado de murmuraciones que denotan operaciones políticas hasta para la elección de los zapatos de la primera dama. Nada ha cambiado en realidad, solo una cada vez más débil coraza de “izquierda” y “derechos humanos” que convence cada vez a menos personas.

Hace tres semanas, la ciudad de Buenos Aires eligió a su jefe de gobierno. El candidato oficialista (y ministro nacional de educación) Daniel Filmus, accedió a la segunda vuelta electoral con una diferencia de 25 puntos detrás del ganador Mauricio Macri. Sin embargo, lejos de retirarse y hacer ahorrar al país el tiempo y los millones que significan una segunda vuelta electoral, la orden presidencial fue pelearla hasta las últimas consecuencias y competir pasara lo que pasara.
El triunfo del candidato del presidente solo era posible si el 30% de la gente que no había votado a ninguno de ellos lo votaba a él. Algo impensado en cualquier cabeza normal, se habló durante 20 días como una “seria posibilidad” Para eso, el gobierno utilizó muchas cartas guardadas bajo la manga en función de desprestigiar algunos personajes cercanos al candidato y que si bien tuvieron éxito sobre los implicados no afectaron a Mauricio Macri, que anoche triunfó con el 61% contra el 39% del candidato presidencial.

Al mismo tiempo en que Buenos Aires pasaba a manos opositoras, la provincia más austral del país hacía lo propio de la mano de una mujer (Fabiana Ríos), que le ganaba al candidato oficialista (Cóccaro) y le regalaba al ARI de Lilita Carrió la gobernación de Tierra del Fuego.

Los vientos del sur son distintos a los que corren en Buenos Aires, pero si la política sigue sus causes normales, van a desparramarse con velocidad.
Santa Fe y Santa Cruz cambiarán de manos, Mendoza es posible, con Córdoba nunca se sabe y el vicepresidente va a tener mucho trabajo para ganar en provincia de Buenos Aires.
¿Qué hará el presidente Kirchner ahora?
¿Propondrá a su mujer a la presidencia como amagó hace un tiempo?
¿Se presentará él en octubre para asegurarse un último mandato?
Podría usar la “carta” de la humildad y aceptar sus errores, pero ha leído mucho y en ningún libro los emperadores piden perdón por sus actos.

Cruz J. Saubidet®
Tags Blogalaxia:
Tags Technorati:

junio 20, 2007

De un lugar a otro

-Esta mina me va a traer problemas- dijo Julián mientras ponía en marcha la cafetera del estudio.
-¿Vas a negar que está buenísima?- Contesté al tiempo que abría la cajita con facturas que cada mañana comíamos como un ritual antes de empezar a trabajar.
-Buena está, y es muy capaz en su trabajo, pero... no sé, tengo un rara sensación que ojalá se me pase pronto.
-Vos tenes miedo, cuando tu mujer conozca a la persona que contratamos para suplantarme se te va a armar fiera.
-Eso por un lado, pero es manejable, bueno, no me des bola, vamos a laburar que te queda poco tiempo.
-¿Seguro que querés que sigamos socios aunque me vaya?
-Si boludo, seguro, aparte no tengo la guita para comprar tu parte.
-Si querés te la presto, ja, sería como prestarme plata a mí, dejá nomás.
-Por otro lado estoy seguro que volvés en menos de un año.

-Esas cosas no tendrían que decir los amigos.
-Es que no entiendo por que mierda se te metió en la cabeza irte.
-¿Te acordás cuando te casaste? Yo tampoco entendí eso.
-No es lo mismo.
-Imaginate que me caso y me voy de luna de miel, el avión se cae y quedo varado en una isla tipo “Lost” pero con buena gente e Internet.
-Está bien, al fin de cuentas no vas a modificar la decisión.
-De ninguna manera, el jueves a la tarde me despido y me tomo el avión.
-Te voy a extrañar loco.
-Yo también, pero te dejo en buenas manos, Lucrecia va a saber ocupar su lugar acá.
-Lucrecia me va a traer problemas.
-Por lo menos está buenísima.
-Por lo menos eso, si me trae problemas al menos van a estar buenos.
Hace tres años que no veo a Julián, hace dos compró mi parte del estudio. Nos comunicamos cada vez menos. Lucrecia le trajo problemas, viven juntos en un departamento en Las Cañitas.
Yo sigo a las vueltas, abandonando socios por el mundo, el jueves sale mi avión, me voy a Sudáfrica, a Capetown, dicen que el clima es parecido al de Buenos Aires.

Cruz Saubidet®
Blogalaxia:
Technorati:

junio 11, 2007

El sexo y los medios de comunicación.

La forma de encarar los temas sexuales en los medios de comunicación masivos están equivocadas y si la situación sigue así no va a llegar a lugar alguno.
La televisión de EEUU (especialmente la latina) empaña digitalmente las imágenes supuestamente nocivas a la moral, de esa manera, un desnudo en una película va a salir con círculos opacos sobre las tetas y la entrepierna de la actriz, (incluso en el horario de protección al menor) También los pitidos sobre las palabras inapropiadas son comunes.
Sin embargo, a las tres de la tarde en cualquiera de los programas espantosos, una mujer pregunta a la conductora:
"¿Por qué los hombres dicen que las latinas fingimos el orgasmo?" Y la conductora, con acento centroamericano dice:"No solo las latinas, chica, la mayoría de “nosotra” alguna vez lo fingimos, porque los “hombre” no saben como proporcionarnos el “candó” necesario previo a la penetración, “mucho deyos” ni saben donde está el “clítori” y no tienen idea como estimular nuestras vaginas.
Esta conductora que se cree muy avanzada en cultura, no sabe absolutamente nada de sexualidad porque le falta el tacto y la capacidad para distinguir el canal de comunicación que está utilizando.
Ser sabio puede significar “la nada” si la exposición de los conocimientos está mal dirigida.
Si mi hija hubiera mirado ese canal (podría haber pasado, a las 3.30 de la tarde), yo debería haber utilizado muchísimo tiempo y esfuerzo en explicarle que es el orgasmo, el clítoris, las estimulación vaginal y la penetración. Por suerte no lo vio, pero eso me implicó bloquear los canales con programas de ese tipo, que son la mayoría.
La cuestión es que si ese programa hubiera sido a la noche no me habría molestado, me parece perfecto que se hable de sexo, pero si se va a hablar de temas adultos háganlo en un horario acorde.

Aparentemente, si el sexo no se toma por el lado de la ciencia, se mancha, se oscurece y se transforma en algo que no puede conversarse a los cuatro vientos sin caer en las garras de la impureza y el pecado.

¿Es pecado coger como Dios manda? Perdón, Dios no manda a eso, solo lo sugiere como un acto de procreación, en realidad admite el placer ¿cómo negar un orgasmo? Lo que no acepta son los métodos para frenar todo lo que los espermatozoides quieran hacer con el óvulo. Pero ese es otro tema.

No a todos nos gusta el cine, ni la música, ni la literatura, ni los cuadros; sin embargo a todos nos gusta el sexo, y nos gusta como el principal de los entretenimientos. Eso lo sabemos y, a pesar de esa verdad, en las secciones al respecto no figura el sexo como el principal, incluso ni siquiera figura.

En la actualidad no existe publicación o programa de TV que se tome el sexo como corresponde. Unos se van para el lado de la ciencia (Psicología y sexología incluidas) y le quitan toda la atmósfera interesante y otros agarran para el lado más chabacano y prefieren agregarle “equis” a los informes. ¡Mierda ambos!

La única forma de hacer entretenido el sexo es emulando una charla entre amigos o amigas donde no se repara en la posibilidad de disgustar al otro y se conversa con naturalidad. Se descubren muchas cosas del otro y casi siempre se puede aprender algo.
Eso sí, si hay niños cerca cambiemos de tema.

Cruz J. Saubidet®

junio 05, 2007

Confusiones sobre el tiempo y el espacio.

Recuerdo, cuando era casi un niño, que deseaba viajar en el tiempo para evitar hacer las “cagadas” que me mandaba casi a diario y que en general implicaban algún castigo. Con el tiempo y al ver imposibilitada esa posibilidad, ante las grandes “macanas” solía pensar que mi propia muerte era la solución más conveniente para evadir el lío provocado, pero no debo haberlo pensado en serio ya que nunca intenté, como pensaba en mis treces, tirarme bajo el colectivo de la línea 3 que pasaba por la puerta de mi casa.
La vida adolescente me fue quitando esos pensamientos (y de los otros también) y durante algunos años nada lograba preocuparme demasiado.
Hasta que vi la película de James Cameron “The Terminator” o “Terminator” como se llamó en Argentina a mediados de los 80. Arnold Schwarzenegger hacía de un robot que venía del futuro para evitar que naciera John Connor, hijo de Sarah Connor, una linda Linda Hamilton que al final es igual a Sandra Bullock pero un poco más “heavy”. Por supuesto que atrás del robot, el propio John (desde el futuro) había mandado a su amigo a defender a su madre, sabiendo que terminarían revolcándose y engendrando al futuro héroe de la resistencia contra las máquinas que en el futuro ganarían inteligencia propia aunque artificial y dominarían el mundo.
A partir de Terminador volví a fantasear con los viajes en el tiempo y la posibilidad (o imposibilidad) de cambiar el futuro a través del pasado, porque está comprobado que el pasado se puede cambiar desde el futuro, aunque no nos damos cuenta porque lo que pasa depende de lo que ya pasó y más aun de lo que pasará.
Los enramados vericuetos del cerebro generan teorías que se expanden de la misma forma que los espejos enfrentados, o sea hasta el infinito.
El tema pasado-presente-futuro como elementos que juegan entre sí, confunde mucho, incluso no estoy seguro que mí presente sea el mismo que el de mi vecino, el de mi hija o el de mi mujer.
Después de varios años, de la mano de mi hija, el tema volvió a mi cabeza gracias a “The last mimzy”, donde a fuerza de muchas preguntas tuve que hacer un esfuerzo (gráficos incluidos) para explicar el “tiempo” de una manera didáctica y poco convincente para mí, aunque mi pequeña quedó conforme. Así y todo, que de vez en cuando siente unos socavones al respecto y me los comenta.
Me imagino al mundo como una suma de presentes paralelos e invisibles que casi nunca se juntan y que conviven más allá de lo que mi cerebro (y el de la mayoría) puede comprender. Al igual que muchos aceptan dogmas de fe sin cuestionarse demasiado, yo acepto eso como una verdad, el pasado y el futuro están en el exacto lugar que piso, pero en otra dimensión imperceptible para mis sentidos.
La película Deja Vu, de Tony Scott pero con el sello de Jerry Bruckheimer habla sobre eso. Si bien decae en el final, la trama es interesante. Por accidente, unos científicos descubren la posibilidad de ver un pasado paralelo a una distancia de cuatro días y medio en el tiempo y con eso investigan los crímenes, con una contra: luego de 4 días y medio descubrir al criminal suele resultar tarde.
El interrogante, al igual que en las tres “Terminator” es si es posible cambiar el futuro volviendo al pasado, en la trilogía del gobernador de California parece que no, en Deja Vu se deja abierta la posibilidad de poder cambiar un poco, aunque torciendo un poco las cosas y por eso remarco que el final deja algunos baches.

Borges nos contó de un Aleph, Ana Belén de “La puerta de Alcalá”, Mempo Giardinelli de la suma de toda la literatura y Pablo milanés del tiempo que pasa y nos ponemos viejos. Yo no quiero ser menos. Claro que tendrán que esperar unos años, pero no es para preocuparse, en realidad ya está hecho pero todavía no lo escribí.

Cruz J. Saubidet®

mayo 31, 2007

Un coleccionista frustrado (Diálogos conmigo mismo)

Por razones incomprensibles para un despojado como yo, muchísima gente ocupa su tiempo en el arte de coleccionar elementos de todo tipo y color.
En concordancia con su poder adquisitivo (o no en casos patológicos), el ser humano a lo largo de los años se ha dedicado a recopilar una enorme cantidad de cosas en función de satisfacer un ansia acaparadora o quizás por lisa y llana fanfarronería.
Desde estampillas postales hasta autos lujosos pasando por juguetes, trenes a escala, libros antiguos, billetes de todos los países, pasajes de avión, colectivo o subterráneo, ollas y sartenes, obras de arte, descubrimientos arqueológicos, fotos de paisajes o de mujeres desnudas, tapas de gaseosas, latas de galletitas, velas, fósforos, mates, cuchillos, discos, perfumes, pelucas, trofeos, etiquetas de cigarrillos, etc.; todo lo que pueda ser juntado, guardado, cuidado y mostrado es digno de alguna colección.
Y no solo las personas, las instituciones coleccionan sus logros en forma de placas recordatorias o trofeos conquistados y los países compilan en sus páginas de historia (o en sus territorios) una buena recopilación de triunfos y conquistas por sobre otros.

Yo carezco de paciencia y por eso mi mente no está preparada para esperar la llegada de nuevos elementos a reunir en un grupo homogéneo.

-Parece que venimos sin muchas ideas Saubidet, mire que ponerse a escribir sobre colecciones justamente usted.
-¿Cuál es el problema? Puedo hacerlo, lo que no puedo es hacer empatía con los coleccionistas.
-¿Nunca coleccionó alguna cosita?
-Una vez, de chico, empecé una colección de etiquetas de cigarrillos, pero al segundo día me aburrí de caminar las calles juntando paquetes, peor aún, descubrí que de esa manera nunca iba a lograr las difíciles, esas que decían “made in USA”, así que abandoné.
-¿No tiene nada guardado de su paso por este mundo?
-Me queda mi hija, pero no existen pruebas de mi paso por el colegio, ni apuntes de la universidad, ni siquiera tengo muchas fotos de amigos o chicas que desvelaron mis días.
-Podría empezar como Umberto Eco, a juntar escritos con un tema referencial como la niebla.
-Me aburre, muchas veces cuando cierro un libro pienso en transcribir algo, pero el tiempo destruye la idea.
-O sea que usted es vago, coleccione algo, como aquel conocido nuestro que juntaba imágenes de clítoris, ¿se acuerda? Esa sí que era una buena colección, las cosas que descubrimos del sexo con esas fotos escondidas.
-También recuerdo al médico kenyano que coleccionaba en tarritos de vidrio los clítoris que extirpaba cada día.
-No me invente, no creo que exista alguien así.
-Usted no se imagine, absolutamente todo, cualquier pavada que exista, va a encontrar alguien dispuesto a coleccionarla.
-Y
ebay para conectar a los fanáticos.
-En muchos casos, la llegada de la Internet y la accesibilidad a todo y a todos, le quitó heroísmo al hecho de encontrar nuevos elementos de colección. Nuestro amigo, recuerda, cuando Internet comenzó a mostrar clítoris a diestra y siniestra, perdió el entusiasmo y no estoy seguro que siga juntando las fotitos.
-Pero al menos en la cabeza debe guardar una colección de recuerdos.
-Eso sí, incluso en la computadora también guardo muchos escritos, pero tanto el cerebro como el disco de la PC pueden sorprenderme una mañana y aparecer en blanco, puedo hacer back up de la PC, pero no del cerebro.
-Ya lo van a inventar, no se preocupe.
-Si el cerebro tuviese un buscador podría ordenar y coleccionar los recuerdos, un día coleccionaría todos los asados y guitarreadas con amigos, otro los amores que hicieron cosquillas en el pecho, otro las charlas de madrugada con el mate en la mano, otro las mejores frases de mi hija, otro los paisajes fabulosos, otro las mejores escenas sexuales de mi vida y así podría seguir hasta mañana.
-¿Por qué no lo hace? Ordene todo eso y escríbalo.
-Ya le dije, mi memoria es desordenada y tengo que escribir de otras cosas, aunque si se fija bien, es posible que entre tanta ficción encuentre algún pedacito de mis colecciones.

Cruz J. Saubidet®

Tags Blogalaxia:
Tags Technorati:

mayo 23, 2007

TEORÍAS DE UN FABULADOR.

Las ideas vienen, fluyen y se van, la mayoría de las veces sin dejarme una conclusión satisfactoria. Eso sí, en ese momento hago uso de ellas y esas insostenibles afirmaciones pueden hacer de una conversación tediosa un momento digno de mención en charlas posteriores. Por eso debo recordar cada charla que he mantenido para no caer en una contradicción tras otra y ser considerado como lo que soy: un gran fabulador.
Estoy conciente de que ese defecto no se trata de un problema psíquico ni se ha desencadenado por efecto de situaciones conflictivas de mi vida, simplemente es genético, mi madre es así y mi abuela materna podría decirse que era la mejor.
Me resulta cómico observar a mi mujer cuando hago mis exposiciones extensas y detalladas sobre cualquier tema, su mirada es la misma que hace mi padre cuando mi madre arremete y es posible que mi abuelo, al que no conocí, hiciese la misma volada de ojos.
Los temas son infinitos:
Una charla sobre los chinos de Flushing puede desencadenar una teoría sobre las relaciones interraciales oriental-occidental. Ahí gano el foco de la discusión y aseguro sin dar cabida al error que no se trata de que los norteamericanos busquen una geisha de amante sino que, dadas las pequeñas proporciones peneanas de los hombres orientales, son ellas las que buscan individuos mejores dotados que las satisfagan. Y como la naturaleza es sabia pero no inconsciente, difícil es encontrar una pareja mujer oriental-hombre afro americano, porque caeríamos en la historia de la hormiga y el elefante.
En el caso de las chicas occidentales, por la misma razón, es improbable que las veamos del brazo de un oriental.
Hasta ahí bien, pero pasó que me invitaron a una fiesta y en ella me encontré con tres japoneses del brazo de chicas occidentales, incluso una era afroamericana. Deben ser millonarios pensé, pero los muchachos vivían en Queens y estudiaban en un college de tercera categoría. Mi teoría dio por el suelo y ya debo descartarla de toda reunión, incluso cambiar de tema si los que la escucharon comentan sobre ella.
El problema de la inmigración en EEUU me ha incitado a promulgar varias teorías que, desgraciadamente, aun no fueron dadas contra el piso por la realidad. Hace más de un año, yo aseguraba que todo seguiría igual o peor, que los políticos yanquis no moverían dedo alguno por regularizar la situación de millones por una sencilla razón: Les conviene dejar las cosas como están. Un país como este necesita gente que no ahorre, que siempre esté endeudada y que gaste, que gaste todo lo que tiene. Trataron de refutarme con el tema de las remesas enviadas por la diáspora mes a mes, pero así y todo, vivir acá no es gratis y el inmigrante se ve tentado rápidamente a consumir, consumir y consumir.
Desde el momento que le permiten al inmigrante indocumentado pagar sus impuestos y registrarse en el IRS sin que los datos se crucen con la migra, caemos en la cuenta que por bastante tiempo la cosa seguirá como está.
Le tiran algún hueso cada tanto para dejarlos tranquilos. El año pasado permitieron las marchas sin represión, este año, a pesar de ser muchísimos menos, ya les pegaron un poquito, el año que viene, los pocos que se animen a manifestar, van a correr serios riesgos de deportación.
Este país necesita de los indocumentados para poder seguir creciendo con mano de obra barata, muy pocos oriundos de aquí trabajarían por 6 o 7 dólares la hora, les conviene el seguro de desempleo.
Así y todo, creo que en el 2009 o el 2010 va a haber una reforma migratoria, eso después de tener la frontera bien cerrada y protegida.
Muchas de mis teorías producen en mucha gente una antipatía hacia mi persona que por el momento no me cuesta ignorar.
Cuando hablo de religión y considero que todas las religiones son un invento y que han utilizado a Dios como motivo y excusa de cuanta cagada se ha hecho en el mundo, muchos me miran con desprecio.
Cuando aseguro que todos lo cantantes, actores u otras personas que pregonan salvar a la naturaleza y al mundo son unos “chantas” que solo buscan prensa, algunos me insultan, incluso a mí me hace feo pensar así.
Cuando descreo de todos los gobernantes porque considero que su llegada al poder se debió sin duda a un entramado de pecados y transas, la mayoría de la gente me mira con lástima y me aseguran que nunca seré feliz.
Mi teoría sobre el sexo y la comida como únicos movilizadores de la raza humana (ver teoría) ha tratado de ser refutada, hasta el momento sin mucho éxito.
Cuando aseguro que el machismo existe porque es un invento de las mujeres que prefieren una vida con menos sobresaltos, muchas me escupen y aseguran que no es verdad, eso sí, prefieren a su lado a un hombre de carácter. Incluso no me creen cuando aseguro que el orgasmo masculino no es gran cosa si no esta acompañado de la satisfacción de haberle brindado otro a la pareja.
Las teorías son muchas, a veces me asusto al encontrarme parecido a Lord Henry, aquel personaje de Oscar Wilde que llenó la cabeza de ideas a Dorian Gray, por suerte, mis interlocutores no me toman tan en serio.

Cruz J. Saubidet®
Tags Technorati:
Tags Blogalaxia:

mayo 18, 2007

Anecdotario de un tipo prolijo.

Luis Bienvenido Paniagua debe ser el hombre más fuerte que he conocido. Su aspecto no denotaba fortaleza, pero bajo sus kilos de más escondía unos músculos capaces de voltear una vaca tomándola de la cola o empujar, solo, una camioneta F100 en un camino embarrado.
Sin embargo, Lupino como lo llamábamos casi todos, o “pan mojado” como le decían algunos “toma pelos”, poseía un carácter admirable. De hablar pausado y mirada seria jamás levantaba la voz y casi siempre anteponía un “discupame que te pregunte” antes de preguntar. Ya lo nombré al pasar en otra historia, pero merece un capítulo aparte.
Creo que fuimos amigos durante la adolescencia aunque nuestros caminos se cruzaron y perdieron varias veces.
Lupino no empezó el colegio secundario porque para su familia terminar séptimo grado era de por sí un logro meritorio, y esto, acompañado del tamaño que ostentaba lo colocaban en una posición propicia para el trabajo de campo.
Jamás se quejó de eso, cuando tenía doce años murió su madre de mal de chagas y por más que su abuelo y tíos ofrecieron mantenerlos a él y sus tres hermanas menores, consideró que un sueldo extra iba venir bien a la economía familiar, ya que su padre había muerto un par de años antes.
Así fue creciendo, ayudando al alambrador, al molinero, en las yerras, en los trabajos de hacienda y hachando leña; hasta que a los dieciséis años se ganó la confianza del capataz y consiguió trabajo fijo bajo su ala.
Entre sus cualidades, poseía un miembro viril de magnitudes considerables y que exhibía orgulloso a quien lo solicitara. Muchas veces las esposas de sus compañeros de trabajo cedían ante la intriga y Lupino jamás se negaba a brindarles un momento agradable. El capataz se divertía con eso y no dudaba en darle media hora de permiso si era llamado por alguna señora momentáneamente sola en la casa.
Así pasaron los años de trabajo duro pero entretenidos de a ratos.
Lupino no era un hombre conformista, quería probar otras vidas y un día partió al pueblo en busca de trabajo. Recaló en Rafaela, donde se empleó en un frigorífico y al año era encargado de depósito; porque además de fuerte era organizado y prolijo y sus planillas siempre estaban impecables.
Por ese tiempo me lo encontré en una jineteada, yo manejaba la administración de la estancia y al pasar le dije que sería bueno su regreso. Parecía que esperaba esas palabras, porque un mes después volvió a las órdenes del viejo capataz.
Al año siguiente le entraron ganas de hacer familia, pero no encontraba chica en la zona que colmara sus expectativas. La mayoría eran muy brutas, o muy putas, o muy sucias y por eso él prefería las casadas.
Hasta que descubrió a “la Tana”. Digo la descubrió porque siempre había estado ahí, viviendo con su familia en un rancho emplazado sobre una calle muerta a pocos kilómetros de la estancia. La Tana era flaca, andaba siempre sucia y su timidez la dejaba muda ante la presencia de extraños. Pero Lupino vio algo en ella y poco a poco decidió conquistarla, porque detrás esa capa de mugre y abandono había unos ojos preciosos e inteligentes.
Luego de un año de visitas eran novios. Lo que Lupino no soportaba era la suciedad que la rodeaba, su falta de aseo y sus pelos revueltos, entonces la llevó al pueblo, le compró ropa, zapatos y un tratamiento de belleza que acomodó sus pelos desteñidos por la mala alimentación. Le compró desodorantes y perfumes y hasta un par de aros y un collar haciendo juego.
Esa noche, viendo a su novia como nunca la había visto, no pudo evitar engendrar el primer Lupinito de los tres que vendrían con el tiempo.
Desde esa noche no pudo soportar que su novia viviera en ese rancho, así que renunció al trabajo y volvió a Rafaela con su mujer.
Me enteré de su vida por comentarios de los tíos, trabajó un tiempo en el frigorífico pero luego se instaló en un tambo cerca de la ciudad. Trabajó mucho y consiguió un buen pasar económico.
El año pasado los vi, él sigue igual y está contento; la Tana es otra persona, una mujer preciosa y bien arreglada, hasta su forma de hablar ha cambiado. Los tres lupinitos son más claros que el padre aunque mantienen la redondez de la cara y los ojos brillantes e inteligentes.

Cruz J. Saubidet®

mayo 13, 2007

Apuntes contradictorios sobre el Día de las madres.

Para estas fechas la frase típica es “todos los días deberían ser el día de la madre”. Está bien, pero tampoco es para hacer un “tango” de una actividad tan común entre las mujeres del mundo. También he escuchado “A mi madre le debo tanto...” No!! ¡No le debés tanto!, ella te trajo al mundo y era su responsabilidad cuidarte (junto con tu padre si existiera) hasta que lo pudieras hacer solo o sola. Cuando tengas hijos vas a ver que nunca se te pasará por la cabeza cobrarle los desvelos, los caprichos, la falta de intimidad, los gastos de la academia de música, gimnasia, colegios o las galletitas Oreo.
No sentirás que tu hijo está en deuda contigo porque los hijos tienen de sus padres la incondicionalidad y por eso no importa si son drogadictos, de malos hábitos, peleadores, malos estudiantes, consiguieron pareja de su mismo sexo, etc.; el amor de sus padres siempre lo tendrán.
A veces me pregunto si extraño a mi madre, me respondo que sería lindo conversar un rato.
CJS in NYC publ. hace un año...

Nunca fui un hijo agradecido, no creo que los hijos en general lo sean, todo lo bueno que hacen los padres no es tenido muy en cuenta a la hora de los reconocimientos. Las cosas feas sí, esas se mantienen siempre latentes a la espera de la primera oportunidad para ser usadas de arma mortal. Se clavan sin anestesia, en el momento más inapropiado y no generan una gran culpa. Los padres siempre están en deuda con nosotros, hagan lo que hagan siempre va a ser poco, los favores de su parte no son favores, estrictamente son hechos imprescindibles que no merecen reconocimiento. No pueden equivocarse sin que su error sea gigantesco y garrafal, no pueden dudar porque necesitamos su seguridad, no pueden llorar porque los desprotegidos somos los hijos y ellos nos deben cuidar, no pueden divertirse porque nosotros siempre debemos estar más contentos que ellos, su intimidad debe depender de nuestra autorización. El despotismo que aplicamos a nuestros padres debería ser penado por la ley, no existe justificación.

Miseriedad® Cruz J. Saubidet 2005


mayo 10, 2007

Mitad para cada uno, Kirchner vs Kirchner


Nada de lo que opine tendrá valor, Argentina está tan loca, que ni siquiera las estimaciones más bizarras dan en el clavo.
Eso sí, todos hablan, opinan, se atacan o defienden en función de nada. La nada es lo que ocurre en mi país, por suerte estoy lejos me digo a veces, aunque en muchas ocasiones quisiera haber estado cerca de algunos hechos puntuales.
La provincia de Santa Cruz, a pesar de la vasta extensión de sus tierras, políticamente no significa demasiado, al menos en número de votos (tiene poco más de 200.000 habitantes). Claro que posee una gran riqueza en sus entrañas, parte de la cual se encuentra en un banco de Suiza según han asegurado desde el gobierno, y, lo más importante de todo, debería ser una muestra maravillosa del manejo Kirchnerista de la política. Sin duda no lo es, diferentes conflictos mostraron, ante todo, el personalismo excesivo del presidente, ya que nadie pudo mantener la provincia en orden a partir del 2003.
La realidad es que el Sr. Néstor nunca quiso soltar la “manija” de la provincia, y al ejercer a nivel nacional un personalismo parecido al que mantuvo durante sus gobernaciones, se vio desbordado. Agradezcamos los millones de argentinos que no vivimos en Santa Cruz que desbordó por ese lado, aunque la muestra es un aviso de lo que se podría venir a nivel nacional.

Nadie puede decir que mantener el poder sea una tarea fácil. La mitad (o más) de la energía de nuestros gobernantes es desperdiciada en generar condiciones propicias para mantenerse encumbrado. O sea, que cuando votamos a un gobernante, en realidad estamos votando nada más que medio, ya que la mitad de su energía, su inteligencia, sus ganas de cambiar las cosas y su bondad; serán utilizadas para una función que no votamos ni nos interesa que ejerza.

El día de ayer, Joaquín Morales Solá firmó una nota en La Nación, donde aseguraba que Cristina Fernández de Kirchner, senadora itinerante por una provincia a la que no pertenece y esposa del presidente; será la próxima candidata por el partido gobernante para las elecciones presidenciales de fines del 2007.
La noticia me sorprendió de muchas maneras, aunque es cierto que, al ver a la señora viajando por el mundo en nombre del marido, reuniéndose con la comunidad judía de EEUU y con el presidente electo de Francia Sarcozy, se podía suponer que algo de eso se traía entre manos. Pero sospeché que el presidente confiaba en sus posibilidades ciertas de seguir en el poder y cedería a su mujer la oportunidad de dirigir el país dentro de cuatro años.

Hipótesis bizarra: La senadora Cristina Fernández de Kirchner, poseedora de una visión política más amplia que la de su marido, descubrió que si él se quedaba un mandato más, el desastre posterior le haría imposible aspirar a la presidencia en el 2011 y, luego de una feroz pelea conyugal decidieron que lo justo era cuatro años para cada uno.
NO SE ME OCURRE OTRA EXPLICACIÓN PARA LO QUE HA SUCEDIDO Y NO CREERÉ NADA DE LO QUE SE DIGA EN LOS DIARIOS EN REFERENCIA AL DESPRENDIMIENTO DEL PRIMER MANDATARIO.
QUIZAS, EL PERIODISTA QUE DIO LA PRIMICIA SE EQUIVOQUE, DE NO SER ASI, LAS RAZONES NO FUERON EL DESGASTE POR LOS PROBLEMAS EN LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ, ¡ECHÉMOSLE LA CULPA A LA SEÑORA!

Cruz J. Saubidet®
Tags Blogalaxia:
Tags technorati:

mayo 07, 2007

Los hombres somos animales escatológicos ¿Cuál es el problema?

Cuando los hombres hacemos pipí, escupimos. Pero no se trata de una salivación cualquiera, la función de esa escupida es encontrar el triunfo en un acto simple. Los hombres buscamos ese tipo de laurel en muchas pequeñas cosas, estamos plagados de nimias acciones que implican una competencia constante con nosotros mismos y los triunfos son casi secretos.
Los hombres escupimos cuando hacemos pipí porque juntar nuestra saliva con el chorro de orina y hacer de esos dos elementos corporales uno solo significa mucho más de lo que cualquier mujer llegue a entender jamás.

Los hombres nos tiramos pedos y los disfrutamos. En nuestro cerebro llevamos un ranking inconsciente de nuestros mejores flatos y consideramos maravilloso descubrir que el pedo de esta mañana ha llegado al puesto número uno. Los pedos causan gracia a los hombres, no hay explicación para eso pero es así, somos capaces de ponderar un pedo ajeno por su duración, timbre o tono.
Un solo pedo puede modificar la crítica hacia una película, por ejemplo, la escena de “Click” donde Adam Sandler se espeta sobre el escritorio del jefe tres largas y sonoras flatulencias, salva la película del tedio; y la escena de los cowboys haciendo un concierto en “locura en el oeste” (Blazing Saddles) de Mel Brooks me ha quedado grabada el la memoria como una de las maravillas del cine.
El eructo (¿erupto?, en cambio, es considerado un arte menor para los hombres, quizás por lo sencillo y fácil de provocar que nos resulta.
Ciertas partes de nuestro cuerpo generan olores particulares y deliciosos solamente para nosotros, pero detallarlos es una tarea imposible sin caer el la demagogia.
Por último, una acción inherente a “casi” todos los hombres es rascarse, centrando el ir y venir de las uñas en la zona testicular. La frase típica ante tal situación es: ¡Bañate, sucio! Groso error de la platea femenina, la “rascada de bolas” no tiene nada que ver con el aseo personal. Algún día las mujeres entenderán que pica, porque pica, no hay explicación posible. Incluso no siempre es picazón lo que lleva a la manipulación de las partes, muchas veces se realiza con la única función de poner un poco de orden lo que por distintos movimientos no se encuentra en el lugar correcto.
Hay muchos ejemplos masculinos sobre acciones escatológicas, pero por ser lunes, temprano y por tener que trabajar voy a dejar aquí mi informe. Acepto nuevas sugerencias para presentar algún día una tesis sociológica sobre el tema.
Cruz J. Saubidet®
Tags technorati:
Tags Blogalaxia:

mayo 03, 2007

Música y palabras.



Uno de mis muchos fracasos en la vida viene del lado de la música. Alguna vez rasqué la guitarra y sus sonidos me llenaron de armonías, pero mi voluntad flaqueó por el lado de la práctica y ahí quedé, triste y descorazonado buscando nuevos medios para calmar mis ansias artísticas.
Pero la música siguió martillándome y lo sigue haciendo, día tras día, noche a noche, recriminándome haberla abandonado a otros personajes que supieron dominarla.
Yo no pude, los acordes se desencontraban de mis dedos y las seis cuerdas nunca sonaron tal cual la imagen mental que trataba de emular. Peor era cuando mi voz buscaba entonar en armonía con ella, o muy baja, o muy alta o muy al medio, la realidad es que nunca coincidió el poder de mis cuerdas vocales con el de mi guitarra.
Allá está ella, descansando en un ataúd bonito pero oscuro, a la espera de un rencuentro que es posible que nunca suceda.
¿Por qué las letras? ¿Por qué no la música? ¿Por qué no un pentagrama en lugar de un teclado de computadora?
Nada más que por impericia y desconsuelo. Escribo porque no soy músico, busco en cada frase un acorde que la haga musical, tampoco es fácil, pero al menos es posible.
Los textos carecen de la urgencia de la música, pero no por ello se desentienden de la práctica, esto que hoy escribo, dentro de un año, de retomarlo quizás podría ganar musicalidad, no hablo de rimas, hablo de música, de armonía, de suavidad en las palabras, de palabras que acaricien algún costado del cuerpo por el solo hecho de ser ellas y no otras que por suerte o por desgracia fueron dejadas de lado.
Quiero hacer música en silencio, ahora sí practico, por momentos pienso en prosa, en ocasiones en verso, siempre en función de escribirlo en otro momento.
¿Piensan los músicos en música? Tal vez sí, pero con un código más amplio que palabras, con acordes, con arpegios, con siete notas que son muchas más, con miles de combinaciones posibles y con la certeza de que siempre habrá nuevas.
También siempre habrá nuevas historias que contar y eso me resta impotencia. Al igual que del piano a la guitarra, podré saltar de la ficción al ensayo, de la poesía al reportaje, del realismo mágico al hiper realismo. Algún día saltaré de las cuerdas a los vientos y esbozaré textos en inglés. Haré conciertos en forma de monólogos y con suerte, alguna de mis novela suene como una Opera.
Mientras tanto sigo practicando, envidiándole armonías a Girondo, Poe, Cortázar, Dostovyeski, Wilde, Hemingway, Borges. Ellos encontraron la música en sus letras, yo continúo buscando mis propios acordes.

Cruz J. Saubidet®
Tags Technorati:
Tags Blogalaxia:

abril 23, 2007

¿HACER REALIDAD LOS SUEÑOS? DIFICIL....

Despertarse maravillado por un sueño es una de las sensaciones más gratificantes y a la vez más escabrosas que puede sentir una persona que escribe.

Algunos sueños suelen expresar emociones demasiado reales y gratas. Muchas veces me sentí feliz dentro de un sueño, esos que penden apenas de la realidad y que mientras duran, uno los cuida como si cualquier cosa pudiera romperlos. Las sensaciones que generan los sueños son muy difíciles de sentir en el mundo de los despiertos y la felicidad regalada por la simpleza onírica no suele ser tal cosa cuando los ojos están abiertos y los sentidos alerta y protegidos de sensibilidades exacerbadas.

No conozco escritor que no se haya despertado con la imperiosa necesidad de escribir el sueño que ha tenido, pero en general suele ser una empresa inútil, nada interesante puede salir en comparación de la realidad del sueño en sí. Porque las sensaciones subconscientes de nuestras horas de descanso poseen otra dimensión y por ende no pueden traerse fehacientemente al mundo de la luz y los colores.

No solo he fracasado en escribir algunos sueños, también traté alguna vez de vivirlos con el mismo resultado.

He soñado con viajes junto a personas con las que conversar era fabuloso, he soñado partidas de poker interesantes, he soñado que cantaba afinado, he soñado con asados y vino, he soñado con triunfos académicos, he soñado con mucho dinero en mis manos, he soñado muchas cosas alegres y también tristezas. He tenido sueños eróticos intensos de orgasmos prolongados y otros precoces.

Interpretar los sueños puede ser una actividad entretenida para algunos, pero por ahora no lo considero importante, es posible que si tuviera un sueño doloroso y reiterativo trataría de saber las causas, pero por el momento, mis actividades ojos adentro vienen, no digo siempre alegres, pero al menos variadas. Tampoco juego a la quiniela o sea que no necesito numerar el tema en cuestión y por otro lado, me revuelven las tripas los “chantas” que dan vueltas a través de la interpretación onírica. Si sueñas con queso (¿quién sueña con queso?) tendrás buenas ganancias, si sueñas con un loro, alguien te adula falsamente o si sueñas con serpientes Silvio Rodríguez te firmará un autógrafo con la mano izquierda.

El tema es cuestión, y que me llevó a esta prolongada introducción fue un sueño que tuve anoche, anoche soñé con una radio que transmitía por las tardecitas para un pequeño público campestre del norte argentino, por supuesto que el sueño fue maravilloso y pasaban un sinnúmero de cosas, pero a pesar de mis esfuerzos solo puedo explayarme en un escueto resumen y nadie podrá disfrutar como yo hace unas horas de la felicidad de poseer la emisora de radio mas humilde del mundo. Pero ya es tarde.

Soñé una poesía de tiempos olvidados / De miradas angulosas con finales varios / Y encontré entre las cosas de mis años mozos / Recuerdos gozosos y algunos calvarios. CJS®

Mejor, para cerrar esto, me sujeto de don Calderón de la Barca, él tipo rimaba un poco más lindo:
Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.


abril 13, 2007

CURANDERISMO, CREER O REVENTAR.

-¿Qué cura usted, Martina?
-Más que nada el empacho, dicen que soy buena con eso. También la insolación y el dolor de muelas.
-¿Es de familia?
-Mi mamá curaba mucho, ¡no sabe la gente que venía a verla!; era famosa.
-Y le pasó el poder como dicen, o es cuento.
-¡No! ¡Que va ser cuento! Primero le pasó el poder a mi hermana mayor, pero después que ella se casó con un muchacho que mi mamá no quería, se lo quitó y me lo pasó a mí.
-¿Usted es la segunda?
-La tercera, pero a la segunda hermana mía la llevó un turco mercachifle cuando andaba por los trece, la instaló en Formosa con todos los lujos y nunca volvió.
-Entonces usted tuvo suerte.
-No se crea, en ese tiempo yo quería y no quería el poder, no me hacía falta, era buenamoza, tenía muchos muchachos a las vueltas por las casas sabe.
-Me imagino que sí.
-Seguro, porque una vez que se pasa el poder, al que le llega se tiene que acomodar.
-¿Cómo es eso?
-Claro, hay que casarse, hacer familia, instalarse en un lugar.
-¿Qué edad tenía usted?
-Diecisiete creo, ya era bien moza.
-Y se tuvo que casar porque su mamá le dio el poder.
-Si yo quería no lo acetaba, pero me di cuenta de que sí que lo quería, mucho más que las otras dos, por eso me casé ahí nomás con Vastides.
-¿Y su mamá lo perdió al pasárselo?
-Eso dicen, pero mi mamá siguió curando como siempre.
-Mire usted, yo pensaba que se pasaba pero que el que lo daba lo perdía.
-Me parece que dicen eso para negárselo a los hijos, mi mamá siguió curando y yo curaba bastante bien. Al principio solo el empacho y las muelas.
-¿Y fue agregando?
-Si, una vuelta supo venir un vecino con la hija que hervía de fiebre a ver si podía hacer algo. Yo no curaba la insolación, pero estaba mal la criatura y entonce le puse el plato y el vaso en la cabeza. ¡No sabe como burbujeaba el agua! ¡Parecía que hervía! Pero el agua seguía fría. La nenita se acomodó ahí nomás. Ahí empecé a curar la insolación.
-¿Y la mamá de Rolo le enseñó algo?
-No la conoce se ve, la viejita esa, así como la ve chiquitita, tiene mas fuerza que todos nosotro juntos. Sabe que recién me empezó a querer hace pocos años, al principio no me quería ni ver.
-¿Por qué?
-Porque ella era la curandera y no quería competencia en la zona, yo tenía que cuidarme bastante de ella, trataba de mandarle todos los clientes para que no se me ofendiera. Nunca me habló, hasta que un día me mandó llamar. Yo fui en seguida, asustada sabe.
-¿Y que pasó?
-Apenas llegué me convidó una bebida que ella hace, media hora que me miraba nomás, ¡nada no me hablaba! y yo seguía parada esperando que me diga algo. Entonce se me paró en frente y me dijo: Usté es buena gente. Y yo: Gracia señora. Y pasó otro rato largo mirándome y caminando a las vueltas.
-¿Y que pasó?
-Me dijo que me esperaba los viernes a la media tarde para conversar. Y empecé a ir, Vastides se me enojaba a vece, pero yo me había comprometido con la señora. Sin hablar demasiado, nos hicimos amigas y me enseñó a curar culebrilla y los nervios.
-¿Usted cura los nervios?
-Sí, pero no puedo hacerlo mientras la señora esté cerca, me hizo prometerle eso y yo cumplo.

Si bien los males que Martina curaba eran muchos, la vieja zorra se había quedado , con derecho ya que era la maestra, con el más importante. Poseía la exclusividad de la cura de los nervios o del nervio como dicen muchos por el norte. Los nervios, alcancé a creer entender con el tiempo, son los músculos. O quizás no se trate de los músculos propiamente dichos sino que los nervios sean las lesiones musculares. Golpes de todo tipo, torceduras, posibles quebraduras que no lo eran, moretones, etc. implicaban un número definido de “nervios sacados”, los que la vieja acomodaba con unas palabras y una serie de obligaciones impuestas al enfermo. Creer o reventar, el dolor cedía con celeridad. Si la vieja comunicaba: -Usté debe ir al saco blanco-. Implicaba una complicación fuera de la definición de nervios. La señora lo descubría con tocar la zona afectada. De existir quebradura o desgarro importante, el paciente debería dirigirse al médico titulado o enfermera para que la medicina occidental se ocupe de su mal.

-Me voy a cocinar don Cruz.
-Sabe Martina, conversar con usted es una de las mejores cosas de esta zona.
-Gracia, es un gusto.

*Fragmento de Tierras Grises® Cruz J. Saubidet 2006.


Tags Technorati:
Tags Blogalaxia:

abril 04, 2007

Manual absurdo para empezar a escribir un blog.

Luego de más de un año y medio en este ámbito ya un poco saturado, he aprendido algunas cosas, aunque a la gran mayoría de ellas no he logrado implementarlas por pura incapacidad. Es culpa de mi vagancia y mi poca actitud frente a las mejoras ofrecidas por la blogófera.

Pocas veces he superado un nivel interesante de visitas, eso se debe quizás a que los temas que toco no son demasiado buscados por los internautas. Igual no me quejo, si me importara de verdad buscaría la nube de tags del día de Technorati, yahoo o blogalaxia y escribiría sobre el tema mostrado como “top”.

Entonces queda claro que tener un blog exitoso es una cuestión de dos factores, dedicación y suerte, que si vienen juntas mejor aun.

Comencemos:

-Elegir la plataforma en la que harás tu blog. Eso es importante aunque todas te parecerán iguales, cada una tiene sus diferencias. Blogger, wordpress, la coctelera, bitácoras.com, etc. Pero todas son gratis y fáciles de usar.

-¿De que voy a escribir? ¿Para quienes voy a escribir? La importancia de esto es que de no mantener una conducta acorde a 3 o 4 temáticas los visitantes no tendrán un motivo para volver.

-Un buen título es importante, no muchos se verán tentados a entrar a un blog con un nombre propio como encabezado (salvo que tu nombre sea un elemento buscado), o “mis vivencias en el mundo” o “te muestro como soy”

-Salvo que poseas una prosa sobresaliente, no te extiendas demasiado en tus escritos, lo dilatado, si no es demasiado entretenido, se pasa de largo.

-Tener mucha paciencia y constancia, los visitantes vendrán muy poco al principio, no te deprimas al ver que al final del día llegaron solo 10 (los amigos y familiares no nos visitarán asiduamente), los primeros tiempos son duros como en los negocios, pero hay formas de hacerse conocer:

*comentar en otros blogs es una buena forma de atraer navegantes, pero ojo, los viejos zorros de estas lides no te devolverán la visita por un “muy bueno tu blog” o “interesante lo tuyo” o “volveré por aquí” porque si no sos capaz de escribir un comentario interesante es posible que tu blog tampoco lo sea.

*Inscribirse en la mayor cantidad de buscadores posible, para empezar recomiendo: Blogalaxia, veneblogs, bitácoras.com, blogsdominicanos, blogueratura, blogsmexico, argenblogs y la Union de blogueros hispanos. Este último brinda un muy buen listado de soluciones blogueriles y sus colaboradores son gente muy amable y abiertas a las consultas. Casi todos revisarán tu blog antes de subirlo al directorio, por lo que deberás esperan a tener al menos 8 posts publicados.

*No metas en la plantilla de tu blog cuanta porquería encuentres dando vueltas. El blog debe ser prolijo y de carga veloz. Si pones canciones demorará mucho en abrirse y en estos tiempos lo lento no sirve.

*Linkea otros blogs, pero no demasiados, solo los que realmente visitas y te simpatizan.

*Technorati es importante a la hora de conocer quienes te han nombrado (linkeado) en sus páginas.

*Respetar las normas ortográficas básicas es un aspecto a tener en cuenta, los lectores dejamos pasar un par de errores, pero ¡tantos! No, no volvemos más. Usar la letra “K” para palabras que la llevan no para cualquiera.

*Si querés mostrar fotos nada más, usar el Space de Windows.

Ya tenemos el blog mas o menos armado y debemos decidir de que manera lograr el mayor tráfico posible. Repito que la paciencia es imprescindible, el cementerio de blogs crece al mismo ritmo que la creación de estos.

*Podemos como dije arriba leer las nubes del día y escribir al respecto, o mantener el alma de origen del blog y no preocuparnos por las visitas. También un poco de las dos es posible, pero exige demasiada dedicación.

*Escribir sobre sexo atrae bastante, pero si no somos muy buenos, las opciones son demasiadas y la gente se aburre de las historias repetidas.

*Colocar fotos interesantes puede atraer algunas visitas, tener en cuenta al subirlas que el nombre indique con claridad de que se trata.

*Utilizar etiquetas para cada post puede ser importante, Technorati y Blogalaxia ofrecen una buena opción, hay otras, pero por el momento nos quedamos por acá.

Conclusión:

Todos aquellos a los que nos gusta escribir, tenemos en los blogs un medio cómodo y libre para hacerlo, a algunos nos leerán más que a otros y está en cada cual el manejo de la envidia y la ansiedad. Es cierto que hay mucha “bosta” dando vueltas y mucho mentiroso y hasta ladronzuelo de posts, pero no importa demasiado, el placer de escribir y ser leídos no nos lo quita nadie y, como esto de los blogs aun no tiene demasiadas técnicas establecidas, el éxito y el fracaso suelen ser azarosos.

Salvedades:

Para este escrito no he tomado en cuenta los blogs de espectáculos, porque estos tienen su auge en el momento de apogeo de algún ciclo televisivo (ej. Gran hermano)

Tampoco tomo en consideración los blogs de personajes renombrados como escritores, periodistas o actores.

Cruz J. Saubidet®


Blogalaxia:
Technorati: