marzo 26, 2007

La historia es mal ejemplo para el presente.


Imag: Julio Cesar Unión Europea H. Chávez S. Bolivar N. Kirchner Mercosur L.I. Da Silva

La historia es entretenida, pero debemos tener cuidado a la hora de utilizarla para un proyecto a futuro. La historia es peligrosa y plagada de errores. Desde la de Roma, donde ni siquiera sabemos quien fue el verdadero impulsor del asesinato de Julio Cesar, pasando por la conquista de América hasta llegar a la “guerra del golfo” los relatores e investigadores se han sujetado de elementos y soportes no del todo fehacientes para contarnos la “verdad” de lo sucedido.

Pero que esté bien o mal contada no es un problema en sí, lo peligroso es cuando algún personaje de la actualidad busca emular a otro “histórico” a la hora de encarar sus estrategias de gobierno.

Hace dos mil años, Julio César, dominador de grandes territorios en el mundo occidental conocido ideó la posibilidad de darles representatividad en el senado romano a los nativos de los territorios conquistados y de esa forma, procurarles un respiro a sus tropas de opresión y control en sus territorios. Sin duda fue el primer gran burócrata de la historia, pero lo mataron antes de terminar su trabajo.

Dos milenios después, la Unión Europea hace algo parecido, donde los principales cuatro países del bloque le brindan acceso a otros veintitantos para asegurar la continuidad de la paz en el viejo continente. No es criticable, incluso no caben dudas que los países más pequeños y atrasados ven mejoradas sus posibilidades de crecimiento sin poner en riesgo sus supuestas autonomías.

En Sudamérica, ni Argentina ni Brasil tienen la capacidad diplomática para hacerle creer a los otros miembros del MERCOSUR que son realmente importantes para el bloque.

Chávez desde Venezuela tiene otra idea de unificación latinoamericana, pero, a pesar de querer emular a Simón Bolívar o al mismo Julio César, carece de un pasado de logros para afianzar su poderío. Porque Bolívar recorrió Sudamérica a Caballo antes de ser poderoso, César pasó décadas conquistando y sometiendo pueblos en África y Europa antes de reclamar el poder absoluto y el presidente venezolano solo tiene un pasado de soldado y ni siquiera una gran preparación intelectual. Así y todo, en un continente pobre y desplazado la ideas cargadas de falacias sobre igualdad y justicia social prenden con facilidad.

En Argentina, el presidente utiliza la historia cercana para brindar una imagen de justiciero y asegurarse el cariño de muchos, pero supongo que esa estrategia no puede durar para siempre. Para mantenerse encumbrado va a tener que cambiar la forma de hacer política, que sigue igual de sucia que hace diez, treinta o cincuenta años. Claro que ese cambio drástico trae consigo una cantidad de peligros (la historia nos muestra la cantidad que han caído en el intento) pero cuando se lo escucha en sus discursos fervorosos todo hace suponer que tiene la fuerza necesaria, ¿o son solo palabras que se llevará el viento? Es triste, pero parecen ser eso.

Por todo esto considero que si lo que se pretende es “Hacer Historia” no está mal leer a los antiguos, pero es imprescindible la innovación profunda y pensada para que el objetivo se vea cumplido.

Por ahora vamos mal.

Cruz J. Saubidet®


Tags Technorati:
Tags Blogalaxia:

10 comentarios:

Reva Doiss dijo...

Con todo y eso, la historia siempre será la mejor respuesta al presente. Emularla siempre será mejor que ignorarla, no crees?

Saludos

Matemáticas dijo...

no te entiendo como puedes conocerlos sino los lees y saber que están equivocados sino los comparas, tu exposición parece buena pero carece de sentido.

Cruz J. Saubidet dijo...

reva, nunca hablé de ignorar la historia, la considero muy importante, hablo de emularla. y no creo que sean uno a o la otra.

matematicas, creo que algo he leido, pero no tiene sentido la comparación en los proyectos de gobierno. Aunque yo tampoco te entiendo lo que queres decir.

gracias

Arcangel Vulcano dijo...

Cruz, me gustó muchísimo el enfoque. Pienso que es muy pertinente.

La historia la escriben los pueblos,junto a sus líderes (buenos, regulares,malos) y es cambiante, dependiendo de las circunstancias....

Un gran saludo.

Vicente dijo...

Bueno, en la misma historia hay que tener cuidado a la hora de hacer extrapolaciones. Yo no veo la relación entre Julio César y Chávez, por ejemplo, no sólo por lo anacrónico, sino porque los modelos económicos, políticos, sociales, etc., no tienen nada que ver (o muy poco). Leer la historia, sí, pero creo que a los gobernantes les puede servir más leer las memorias de De Gaulle o algún librito de economía reciente que un mamotreto sobre la reina Elizabeth. Igual, el que vayamos mal no lo atribuyo a su falta de lecturas históricas, sino a su falta de todo en general; cultura ni hablar… Para mi “ser presidente” es un oximorón: es decir, cualquier persona que quiera ser el presidente o el rey de algo es sencillamente un bastardo y nada más. Toda la habladuría sobre ayudar y desarrollar algo no son más que cortinas de humo para su necedad y su egoísmo.

unocontodo dijo...

Yo estoy de acuerdo y usted lo ha dicho : "es imprescindible la innovación profunda y pensada".

Aquí en Venezuela, él, está proponiendo el "trueque" como una forma de comercio entre comunidades y anda involucionando con la propuesta de una "moneda comunitaria"... que ni él mismo, puede explicar ni sus beneficios, ni su funcionamiento.

Y sí, deberían leer la historia, por lo menos en nuestro caso, a ver cuales fueron los beneficios que dejaron esos gobiernos que se encargaron de toda la producción de bienes y servicios.

Saludos.

Khabiria dijo...

Lo que yo veo es que Chávez intenta rescatar la memoria y parte de los ideales de Bolivar...de alguna manera innova cuando enfoca el ideal "socialista" con el pensamiento bolivariano...no todos tenemos claro lo que significa el socialismo del siglo XXI, sobre todo cuando se ven algunas incoherencias entre el discurso y la práctica de personajes del gobierno...en todo caso si creo que se esté innovando, de hecho creo que el proceso venezolano es muuuy innovador, y quizás por eso no todos lo tienen tan claro....
Se me hace muy dificil contextualizar Venezuela en este momento...
Un abrazo Cruz
:)

Jorge Gajardo Rojas dijo...

El punto es saber como sucdieron realmente los hechos.Piensa incluso como se escribe la historia actual a través de los medios de comunicacion.Otro ejemplo es como se ha "escrito" la hisotria de los paises latinoamericanos.Hay 2 historias la oficial y la otra.El problema es saber de donde partes para hacer tu analisis

Autómata dijo...

también interesa saber que punto de la historia interesa, de que lado se visuallizan los hechos, no conocer la historia es condenarse a repetirla, personalmente detesto usar los modelos del pasado para actuar y dirigirse en la actualidad, en mi país, Ecuador, hemos tenido un pasado lleno de opresión y caos, y ahora tenemos un nuevo presidente que nos ofrece un socialismo siglo 21 pero sobre los hombros un peso enorme de historia reciente y antigua: que el ideal bolivariano, que el chavizmo, el mismo socialismo y los temores del comunismo, yo creo en la memoria colectiva, en la herencia genética pero de nada sirve si el conglomerado no se compromete a cambiar su propia historia y a olvidar el pasado

Blog para pensar dijo...

La historia es importante, para tomar en cuenta aciertos y errores, pero otra cosa es idealizar "heroes nacionales" y tratar de ser como ellos (como Chávez). Normalmente la historia la escriben los ganadores, y por eso los heroes son heroes, porque no se van a tomar la molestia de escribir las cosas malas que también hicieron.