diciembre 18, 2007

La oferta del primer mundo no parece ser tan buena. (Diálogos conmigo mismo)

El los últimos años, muchos países han rehusado a ella y buscaron la forma de una esperanza diferente.
Esto, psicológicamente, responde a una autodefensa ante la imposibilidad de acceder a un nivel superior. O quizás a otra cosa.
-¿Otra cosa? Se da cuenta que para hablar de esto, debería tener, al menos, un pequeño detalle de los “otra cosa”.
-Si, pero yo ya no escribo sobre política, lo mío es la ficción pura.
-Con más razón, con la ficción podría al menos inventarme algo.
-Pero es un tema serio como para inventar. Mire si digo: “Países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina; utilizan su desprecio al capitalismo porque saben que nunca llegarán a tener democracias serias”
-¿Cuál es el problema?
-Que es muy posible que esté equivocado. Porque de alguna manera, esos países tienen la tendencia de glorificar a sus líderes y darles “banderas verdes” para tomar todo tipo de decisiones. Eso no es democracia. Incluso, todo me hace suponer, que los ciudadanos no quieren la democracia.
-Yo creo que sí, pero las instituciones creadas por cada uno, están establecidas para centralizar el poder.
-¡Eso es a propósito!, no hay excusas a esta altura del partido. Si gobernaban los oligarcas era porque tenían el poder financiero, si los socialistas mandan es porque tienen el poder del pueblo. Pero al fin de cuentas, el poder es uno solo y pareciera ser que enceguece a quien lo maneja.
-Yo tengo esperanzas, considero que alguna vez las cosas van a salir bien.
-Ojalá, pero no se haga muchas ilusiones. Mientras haya pobres a raudales, estos (y su voto) van a ser manejados en función de la centralización del poder.
-Pero pueden levantarse.
-Mire Venezuela, supuestamente es el socialismo siglo XXI, erigido por las masas populares. ¿Y que lograron? Colocar a un señor un poco impresentable que no ha solucionado la pobreza, que decide por todos como un rey y que gasta muchas energías en mantenerse en el poder.
-Lo votó el 60% de la gente, por algo será.
-También Cristina Fernández fue votada por millones, incluso sin presentar propuesta alguna de gobierno. Eso me asegura que las masas populares son maleables tanto por la izquierda como por la derecha.
-¿No es preferible que el ojo esté puesto en derechos humanos, educación, ancianidad, salud?
-Eso es maravilloso, pero está comprobado que la izquierda y la derecha están empatadas en resultados. Y no es un empate decoroso. ¿No le parece que todos los gobiernos, sin importar el color, están obligados a generar el bienestar de sus habitantes?
-Desde ya.
-Es lo que digo, si no lo consiguen, es de puro “hijos de puta” que son, no hay excusas.
-¡Extremista!
-Por eso escribo ficción. Más vale vaya a leer mi novela ON-LINE y no me meta en terrenos políticos.

Cruz J. Saubidet®


Blogalaxia
Technorati

1 comentario:

"La personificacion de lo perfecto" dijo...

vale, que el soliloquio es certero, mas en la apryte de glorificar los lideres. yo me he rendido, aunque mi otra mitad sigue pensando que algo falta, casi soy psicologo y pienso que debí inclinarme mas por lo social que por lo clinico. mmm... que hacer? que hacer?