marzo 22, 2006

El nacionalismo en bicicleta


Cuando era niño, yo era el más nacionalista de todos. Claro que no sabía que era ser nacionalista sino que consideraba que no existía otra forma de ser útil a la sociedad que trabajando para ella. Mi inocencia no estaba mal, incluso mis infantiles pensamientos no lo eran tanto.
Yo pensaba en mi futuro cuando andaba en bicicleta, aunque no pensaba que pensaba en el futuro. Una bicicleta amarilla fue el mejor regalo que recibí mi infancia y es posible que mi inconsciente agradeciera a mis padres el presente de la manera más sutil que tienen los hijos para agradecer a los padres la crianza: No molestarlos. La bicicleta sirvió para eso, y además para planificar un futuro que desconocía estar planificando mientras pedaleaba hacia ningún lado por los caminos de tierra. Yo era nacionalista, ya lo dije, suponía que la única forma honrada de trabajar era el trabajo estatal y que si sucediera que un día trabajase para una empresa no pública iba sentir una especie de traición para con el estado que suponía me cobijaba.
No era el mejor momento para ser nacionalista aunque los medios vomitaban motivos para serlo. Primero el mundial 78 ganado de local ante Holanda “Holanda la copa, se mira y no se toca” después la guerra de Malvinas donde “casi” le ganamos a los ingleses y Margaret Thatcher era una vieja podrida. Después nos rendimos y volvió la democracia con Alfonsín.
A partir de 1984, una vez pasado el furor de la democracia renacida, me volví apático hacia la política e incluso mi futuro perdió el plano principal. Mi bicicleta había envejecido y mis pensamientos corrían por carriles mundanos y normales. Pensaba en pasar el camión de la basura, hacer wili, saltar montículos y andar por delante del resto.
El colegio trataba de politizarme pero no lo lograba, mis amigos querían hacerme peronista, comunista, fascista, socialista, radical, etc.; pero no lo conseguían.
A esa altura yo aspiraba a una bicicleta de carrera, esas con el manubrio hacia abajo, 16 velocidades y asiento rígido, pero seguía con mi vieja amarilla que, despojada de guardabarros, frenos, adornos y canastos, solo conservaba lo básico para su funcionamiento. Entonces sucedió que con cierta destreza me hice de otra vieja bicicleta y la vendí junto a la amarilla en función de mi deseada bici de carrera. Una vez sobre el asiento de la nueva, empecé a extrañar el anterior mullido, incluso el nuevo manubrio me obligaba a ir agachado con el dolor de espalda posterior, eso sí, andaba mucho más rápido. Los cambios no me servían para nada dada la planicie de la ciudad y fue en esa época cuando se pusieron de moda las “todo terreno” y mi flamante bicicleta pasó a ser un vejestorio.
El estado también cambiaba, fue estatista, protector, justiciero, miedoso, antiguo, retrógrado, liberal, corrupto, privatizador, mentiroso, rencoroso, más corrupto, chupa medias, rebelde, gigantesco, derrochón, unilateral, medio bobo, corruptísimo, inconsciente, calculador, inoperante, injusto, etc. Al igual que mi bicicleta iba siempre un paso atrás. Por ese tiempo o por este, mi nacionalismo se fue perdiendo, descubrí algo muy feo y fue que el estado no era de todos y luego de las elecciones se convertía en propiedad de los ganadores. Pensé que se trataba de una mala racha de mala gente egoísta que tomaba el control de las cosas, pero no, pasaron gobiernos y siempre me generaron la misma sensación, esa sensación de que desde sus puestos me iban quitando poco a poco el estado que supuse algún día se haría acreedor de mis servicios. Por ahora pienso así, solo estoy esperando estar equivocado y que llegue el día que considere nuevamente que solo trabajando para el estado lograré sentirme honrado.
Y dejé de andar en bicicleta.

Cruz Joaquin Saubidet®

13 comentarios:

EnigmasExpress /Gandica dijo...

De ritmo-temporal.
Pero también de ritmo a-temporal.
Saludos ¿nacionalistas?

Ricardo Graffe dijo...

Pienso que a veces es mejor quedarse apolítico, creo que te afectan menos las cosas, con la gran división que hay en Venezuela yo me he desencantado mucho de la política, no quiero decir que algún día la amé, pero ya es como tarde. La polémica en mi país va viento en popa, así que es mejor inmutarse ante todo y seguir el ritmo que uno se ha trazado sin dejar que la m...(escremento) que sobra por las calles te afecte. Saludos.

Cruz J. Saubidet dijo...

enignma, que bueno sería ser atemporal, es dificil parecerlo. Que lindo seria ser nacionalista, pero hay que padecerlo.
Gaffe: Apolítico es muy complicado ser, lo que sí es factible (a mi entender) es detestar a todos por igual.
En el 2002 hice un pacto con mi conciencia: me juré nunca mas en mi vida votar alguno de los 2 principales partidos argentinos. Va a ser dificil, pero viviendo en NYC se hace facil, jojo

Anónimo dijo...

Debo ser una especie de animal, ya que no sabía que el nacionalismo consiste en trabajar para el estado. He vivido equivocado toda mi vida, pensando que consiste en una ideología, así que ¡por suerte encontré este blog tan bien escrito e informado para instruirme!!
Ahora, hablando en serio, y luego de leer tus ¿experimentos sociológicos? si te querés poner una etiqueta, ponete la de facho, que te queda pintado.

Cruz J. Saubidet dijo...

Es al menos simpático encontrar que para decirme facho el usuario sea anónimo.
El nacionalismo puede ser todo lo que quieras, si te parece bien, una ideología, pero es un poco estúpido pensar que la misma "ideología" sirva tanto para la derecha, la izquierda, el centro o adentro.
Poco me importa, MI NACIONALISMO, se trataba de trabajar para el estado como una forma de realización personal. Mejor relee el artículo y enojate todo lo que quieras.
Otro tema en questión puede ser que formes parte de los millones que piensan (piensan?) que si no eres de izquierda, automáticamente te conviertes en facho.
Gracias por el mensaje

Carlos Alonso dijo...

Estimado: más allá de lo que pienses o creas, las palabras tienen significado, no lo puedes elegir según te apetezca. "Tu NACIONALISMO" nada quiere decir, es una frase vacía de contenido y sentido.
Y aunque te parezca estúpido, no es el nacionalismo el único utilizado para justificar acciones de izquierda y de derecha.
Suerte y espero que con el tiempo aprendas a escribir. Y no lo olvides, el diccionario es el mejor amigo del aprendiz de escritor.

Carlos Alonso

PD: releí tu artículo, y la mayoría de los escritos en tu blog. Y más que enojo, lo que me provocó fue pena. ¿Sábes? lo bueno y lo malo de la internet es que uno encuetra de todo. Y lo tuyo es malo, malo...

Cruz J. Saubidet dijo...

Quizas fuera agradable leer algo de tu autoría. Lo que te aseguro es que si me parecieran malos tus escritos no leería la mayoria de ellos. Gracias por hacerlo, me honra que una mente tan clara pierda su tiempo con mis simplezas y las critique con tanto esmero.
Espero verte por aquí seguido y te agradezco el consejo.

Carlos Alonso dijo...

En cuanto a leer algo de mi autoría, no creo poder satisfacerte. La verdad es que hay tanto y tan bueno ya escrito que me parecería un despropósito que perdieses el tiempo leyendome a mi.
Por otra parte, veo que el debate sobre nacionalismo y su significado o lo diste por terminado o no tienes nada para decir, lo cual es prácticamente lo mismo.
Chau, pichon de Andahazi.

Cruz J. Saubidet dijo...

Debate???
Si esto era un debate, le aviso que su forma de debatir es un poco agresiva como para que me den ganas de hacerlo. No,no me dan ganas realmente. Solo gasto energía en discusiones que valen la pena.
Por que esta’ enojado Alonso?
Por otro lado, he leído un par de libros de Andahazi y resultaron entretenidos.
No entendí lo de "pichón de Andahazi", aunque supongo que por transitividad también a lo detesta. Es facho?
Le mando un gran saludo, nuevamente muchas gracias por pasar por mi blog y, aunque no lo crea, sus comentarios me han ayudado mucho.
Cuando así lo decida, nuestra relación podrá ser amistosa, yo encantado

Anónimo dijo...

Hola CJS, he dado una vuelta por tu espacio de escritura y me ha resultado más que apetitoso. Comparto mucho de lo que decís, otras cosas no, pero siempre es bueno tener distintos puntos de vista y acompañados de una buena "pluma". Espero seguir leyéndote. Saludos desde Rosario, Juliana.

Cruz J. Saubidet dijo...

Gracias Juliana por los 2 comentarios.
Hoy comienzo el reciclar, veremos como queda el mejunje. Un saludo

STiRER dijo...

Todo muy bien pero la bicicleta jamas deberia ser abandonada!!!

AcidBurn777 dijo...

Muy interesante lo que escribe en todos sus "Experimentos Sociologicos".

Felicitaciones.