marzo 10, 2006

El ajedrez, los gobiernos y el pensamiento a futuro (Diálogos conmigo mismo)


Las justificaciones son el elemento humano por excelencia que les permite a las personas realizar acciones dotadas de consecuencias para con los demás.
El fin justifica los medios, frase maquiavélica, es la resultante de un pensamiento acotado a una parte del todo, generalmente dejando a la parte restante en una situación incómoda, desagradable o de malestar.
Los políticos deberían jugar al ajedrez. Debería ser un requisito a la hora de asumir un cargo de responsabilidad para con otras personas.
El ajedrez obliga al jugador a pensar a futuro y en todas las posibilidades que devendrán luego de cada movimiento.
Tampoco sería una solución infalible, ya que como todos sabemos, la maldad inteligente suele ganar muchas veces la partida. Pero el voto está para eso, para que la gente con cierta percepción (no se necesita demasiada) pueda no votar por el candidato que no lo caiga en gracia.
¿Entonces que hacemos? ¿De que forma lograremos mejorar las democracias? ¿Cuándo aprenderemos a castigar los errores de aquellos que deciden por nosotros?

-Jajaja! Parece Lilita Carrió!
-Usted se mete y me corta el pensamiento, ¡siempre me hace lo mismo carajo!-No se enoje Saubidet, usted sabe que mi función es molestarlo, contradecirlo, sirvo para que piense desde varios enfoques.
-Está bien, lo perdono, pero me desconcentra. -Veo que se está dedicando a la literatura metafórica, ayer con los botones, las agujas, Ibarra y Kirchner; hoy con el ajedrez, ¿está bien?
- No del todo, pero considero estos estados de ánimo como los mejores para pensar, es una sensación de semi-enojo sabe, y me aclara los pensamientos y me incita a escribir con un dejo de furia.
-Creo que no lo voy a poder ayudar con respuestas a sus preguntas, así que cuénteme algo.
-A ver, la semana pasada fui a almorzar a Novecento, ahí en el SOHO, invitado por la gente de TyC Sport.
-¿Cómo garronea Saubidet?
-Llámelo como quiera, el motivo del almuerzo fue la presentación del principal partido de Venezuela y Paraguay por la pantalla del canal de Ávila, por Direct TV en USA. Por otro lado pude conversar mucho de Argentina con el señor que invitaba y con otros compatriotas.
-¿Qué comió?
-Eso no era importante, creo que un lomo a la pimienta con ensalada, unas empanadas y alguna que otra chuchería. Pero el encuentro fue interesante desde el punto de vista social, ya que conocí algunos personajes de los medios latinos.
-Me alegro, ¿comió bien?
-Si, no se preocupe, comí y la pasé muy bien.
El día de ayer me di una vuelta por el consulado argentino de Nueva York, para una muestra fotográfica sobre el proceso militar argentino y la represión, en realidad se trataba de una exposición de imágenes desde el ’73 al ’84.

-¿Qué le pareció?
-Prolija, dolorosa, interesante,
-Pero.
-Me dio la sensación de que podría haber sido mejor, la mayoría de las fotos eran de dominio público, o sea que ya las había visto.
-Debe ser porque no hay muchas más fotos que las que vio.
-Eso mismo me dijo un conocido cuando le comenté el punto. Pero yo creo que sí, hay muchas más fotos. El movimiento HIJOS tiene un buen archivo fotográfico y podrían haber recurrido a ellos, o a muchas otras instituciones que deben tener bastante. Igual estuvo bueno, había muchos americanos mirando y comentando las fotos, me pareció interesante el interés que despierta en los extranjeros el proceso militar argentino.
-¿Saben que su gobierno fue el que apoyó para que sucediera?
-Supongo que sí, aunque no puedo asegurarlo ni confirmar que ese hecho les moleste de alguna manera.
-¿Y el ajedrez?
-Por el momento esperemos que las piezas se muevan correctamente. Si bien no tengo la clave para solucionar nada, creo que la base es el “pensamiento a futuro” que tiene dos cualidades.
-¿Cuáles?
-En primer lugar el crecimiento sostenido del país y por último que destruye esa maniática costumbre de los políticos de inaugurar un montón de cosas para hacerse populares. Debería estar prohibido que los políticos inauguren, quizás de esa manera se podrían abstraer de la trascendencia y gobernar un poco más para la gente.
-A veces su sabiduría roza la inocencia o la estupidez.
-Tal vez por eso me dedico a escribir y no a la política.
-Bueno Saubidet, siga pensando un poco, ya lo interrumpí demasiado el día de hoy.
-No se me haga el simpático, estoy seguro que volverá en cuanto me ponga a pensar en otra cosa.
Cruz Joaquin Saubidet®

8 comentarios:

kristin dijo...

Interesante... ajedrez, pensamientos a futuro...
¿Será por eso que yo no juego el ajedrez y si el backgamon? Siempre me he considerado una persona de acción, de las que dicen "díganme lo que hay que hacer y lo hago de una vez". Pero coincido contigo, podría ser una original forma de castear un político.
K.-

Juank dijo...

Coincido con su amigo, Saubidet deja de garronear!!!!!!!

danielgang dijo...

hay muchas cosas interesantes que se pueden encontrar en esta "nueva" forma de expresión, pero esas muchas cosas interesantes no se encuentra tan a menudo. En el caso de su blog, puedo afirmar que se encuentra dentro de esas cosas interesantes.

EnigmasExpress /Gandica dijo...

Los que iban con Kerouac, ese día, decidieron bautizar el viejo Hudson como "El barco lento a China".
Años después llegaron los blogs.
Cordial saludo.

Damaris dijo...

"Debería estar prohibido que los políticos inauguren, quizás de esa manera se podrían abstraer de la trascendencia y gobernar un poco más para la gente."

hehe, se podria aplicar eso aqui en RD aquií si le gusta eso...

Sebastián -Dr.Corazón dijo...

Así, dialógico. Dubitativo. De ida y vuelta. Mundano y divino.

BUen blog.

Me gusta también Maslíah

Falso Profeta dijo...

Pero si sí juegan al ajedréz, mas no al momento de gobernar, si no al momento de hacer política con sus adversarios para conseguir simpatizantes.

Acá en méxico le dan mal uso a las piezas que tenemos y a menudo todo el juego se va abajo gracias a la ineptitud o falta de honestidad de los que gobiernan.

Saludos

Cruz J. Saubidet dijo...

Es cierto, nada parece tener una solucion real.
Tiene razón falso profeta, al momento de sumar adeptos y alianzas se transformas en Karpov.
Pero, si se les prohibiera inaugurar, no estaría mal.