noviembre 13, 2006

La verdad debe ser dicha con cuidado, así y todo suele doler.

Perdoname loco, en realidad no te quería cagar de esa manera,
bueno,... sí, quise en el momento, pero después me arrepentí,
bueno,... si hilamos fino y consideramos que el arrepentimiento es lamentar lo ocurrido y proponerse seriamente no reincidir en la falta, no te voy a seguir mintiendo, es posible que lo vuelva a hacer, pero también te aseguro que me volveré a arrepentir,
bueno,... no sé si tanto, porque mi propia experiencia me viene demostrando que después de un cierto número de repeticiones, el arrepentimiento va perdiendo posiciones,
bueno, pero mi propósito, de momento, es no volver a hacerlo,
bueno,... si estoy diciendo que quizás lo vuelva a hacer significa que al menos gira por mi cabeza la reincidencia, ¿eso es malo?
bueno,... sí, es malo pero no tanto, malo sería que te prometiera que nunca más y después, vos me entendés...
bueno,... si no entendés estás en tu derecho, aparte, no fue para tanto, ¿o te pensás que es la primera vez que lo hago?
bueno,... a vos sí, es la primera vez, pero no sos el único amigo que tengo, no sabés la cantidad que he perdido...
bueno,... no los he perdido a todos por la misma causa, en ocasiones la distancia ha influido, o el desinterés, o la falta de compañerismo...
bueno,... no es para tanto, si nos ponemos a exagerar por cualquier pavada nos vamos a ofender y así no hay amistad que aguante...
bueno,... en realidad, en el fondo, fue por tu bien, alguien tenía que frenar tus intenciones, ¿hasta donde querías llegar?
bueno,... yo me sigo sintiendo tu amigo, si perdiste por un voto tené en cuenta que de haberte dado el mío empatabas, no ganabas.
bueno,... yo podría haber jugado algunas fichas a tu favor, pero no podía basarme solo en la amistad para apoyarte, yo te quiero mucho pero no te considero con capacidad suficiente para el puesto.
bueno,... no te estoy menospreciando, pero abrí un poco la cabeza y entendé que tenés tus limitaciones...

Sabés una cosa, ¡me cansé de las recriminaciones!, ahora que lo pienso era mucho más simple mentirte, si no tenías forma de saber la verdad ¡para qué mierda te la dije!

Cruz Joaquín Saubidet®

NUEVA HISTORIA DE MI ADOLESCENCIA!!!!


7 comentarios:

BB dijo...

jajajaa me gustó mucho tu post, me recordó a mi y mi mania de decir siempre la verdad. muy gracioso, realista y gracioso.

Abrazos!

Patricio Padilla Navarro dijo...

Fuera de bromas hay un montón de filosofía en ese diálogo. Al final es en las familias y en las amistades donde se arman las "micro-morales":
"en esta familia no se puede hablar de esto",

"juan es un buen tipo pero no le digan que tiene mal aliento porque sino se puede ofender, ¿como se lo decimos?, mejor no le decimos."

Peliagudo el tema.

saludos

Anita dijo...

Hola Cruz!
Tanto tiempo.

Es tan real tu relato que me dio mucha risa, y así pasa en la vida real, a veces.
Uno se da 20 mil vueltas para decir algo y nadie le ha preguntado nada.

Un beso y un gran abrazo.

Como siempre La Anita.

Anónimo dijo...

Hola! Qué blog tan interesante, y qué buen post éste, jeje. Vendré más seguido. Saludos
PD. Si te interesa un intercambio de links, avísame. Besos

Don Mike dijo...

jajjaja...chinga, pa que decir algo nomas por ser honesto con un amigo, tambien a kis amigos hay que darles atole con el dedo, son amigos...jajaja.Saludos sr..

Anónimo dijo...

con la verdad no ofendo ni temo
Quien lo dijo?
muchas veces es lo contrario, pero suele ser mas simple mantener una verdad que una mentira.
Cirano

Gemma Ferré dijo...

Alguna vez me he arrepentido de no decirle la verdad a alguien en algún momento. Además hay cosas que sólo se pueden decir en un instante particular, si dejas pasar ese instante ya es tarde y ya nunca se pueden decir porque te contestarían aquello de: ¿Y por qué no me lo dijiste antes?