marzo 03, 2008

una hoja en Blanco

Ahí estaba, la hoja totalmente en blanco y las ideas que no venían. Podría escribir un cuento, es fácil, se le roban a cualquier personaje unas características, se crea un escenario que parezca real, se le genera un problema y luego una solución.
Hoy leí los diarios.
Hoy conversé con un ecuatoriano enojado con Colombia pero también con su gobierno. Una cosa no quita la otra. Colombia se metió de contrabando al país y bombardeó, no es chiste ni mucho menos. La frontera es selva, los límites, líneas imaginarias. Pero los colombianos tienen sistemas que les indican cuando están fuera de su patria.
Hay que sacar al embajador y echar al propio, lo exige el protocolo. Correa es un títere, no caben dudas, de Chávez claro está. Pero así y todo es una persona, de algún lado sacará el amor propio y querrá defenderse solo. No va a ser fácil hacer de Colombia un sándwich, Venezuela es un pan grande, pero no creo que ni Brasil ni Perú se presten de pan.
Chávez estima a las FARC, son su camino al premio Nóbel, claro que nunca lo aceptará. Hay que defender al hijo pequeño, lo mejor es enviar soldados a la frontera. Una guerra unirá a mi gente, debe pensar este hombre. Ya no me quieren tanto, pero son ciclos, si les doy un poco de sangre colombiana quizás me quieran un poco más. Debo deshacerme de algunos generales, pero eso es fácil, lástima que las cosas pasen tan rápido. Así y todo, espero que no corra sangre. Con la sangre, uno nunca queda limpio.
Y Colombia, siempre dudando y haciendo poco, una vez que se decide, mete la pata.
Mañana será otro día.

Cruz J. Saubidet®

Blogalaxia:
Technorati:

4 comentarios:

Syd dijo...

Lo hecho por Colombia no fue una "metida de pata", ni mucho menos; cualquiera que habite en el planeta Tierra reconoce en los movimientos colombianos influencias foráneas.
A buen entendedor, pocas palabras.

Cruz J. Saubidet dijo...

Claro que no Syd, todo estaba calculado.
Costo-beneficio.
No hay buenos y malos, solo nos queda un poco de ironía

Vinz dijo...

La política es un asco. 80% de los colombianos rechaza la guerra. Los porcentajes en Venezuela deben estar igual. Y sin embargo, por culpa de dos niños malcriados, torpes, brutos, cortos de vista y ridículos, estuvimos a punto de caernos a tiros. Siempre lo he dicho: Cualquier carajo que diga que quiere ser “Presidente” de algo, así sea una panadería, debería ser fusilado in situ.

Nebe Gebhardt dijo...

Meter la pata es poco...