enero 25, 2008

Cosas de parejas

No estoy escribiendo mucho para este blog los últimos meses, creo que no tengo ganas, o no tengo mucho que decir. Mis energías están en la novela on-line y en elementos ajemos a lo literario, pero sigo queriendo a mis experimentos sociológicos.

¿Pero, de que escribir? Por el momento no de política, creo que la candidatura de Cristina Fernández y posterior encumbramiento, me bastaron por un buen tiempo y ya ni ganas tengo de hablar de ellos. ¿De Chavez? ¿De EEUU? ¿De los inmigrantes? ¿De los musulmanes? NO GRACIAS. Por el momento nada de eso.

Anoche estaba mirando TV con mi mujer y dieron la propaganda de un nuevo Cadillac, manejado por una conocida actriz que elogia lo que conduce. Se me escapó un “¡Que preciosura! A lo que mi esposa supuso una referencia a la mujer, bastante linda por cierto.

Ante el reproche, le aseguré con total honestidad, que de ninguna manera podía comparar mujer alguna, con la belleza del auto de la propaganda, que mi elección, entre ambas ofertas siempre se inclinaría por el auto.

A partir de ahí, el reproche creció, ya que según mi mujer, no era natural que prefiriera un auto que a una mujer.

Me encontraba entre la espada y la pared: no estaba bien que ponderara de esa forma a una mujer, pero era peor que prefiriera un auto a una fantasía con la actriz.

-Mi amor, prefiero el auto porque no tengo un Cadillac y me gusta.

-Pero tenés otro auto, y te gustó cuando lo compraste.

-Pero el Cadillac me gusta más.

-Usando la lógica, y considerando tus preferencias, en cuanto veas a una mujer que te guste más que yo, vas a querer tenerla. No me vengas con que yo te gusto mucho y esas cosas, está bien.

-Es verdad, linda, vos me gustás mucho, no te cambiaría por un Cadillac.

-Dejémoslo ahí.

Y ahí lo dejamos, gracias a Dios, porque todas las respuestas posibles me aseguraban una derrota deshonrosa.

Moraleja: No es bueno ponderar nuestros deseos, porque cada uno de ellos vendrá con una mujer a su lado.

Cruz J. Saubidet®


Tags Technorati:
Tags Blogalaxia:

4 comentarios:

Elisa Altamirano dijo...

Debo confesar que tampoco me gustan las expresiones que hagan suponer una comparación entre 'otra' y yo. Pero la forma como planteas la experiencia es más que graciosa, así que nada, la frase también debe ponernos a pensar a nosotras.

Saludos,

Elisa

intercambio de enlace dijo...

Dejo este mensaje por si estan interesados en el intercambio de enlace de texto en forma reciproca

http://intercambiodeenlace.firstposition.info/
http://firstposition.info/
http://tus-links.com.ar

Vicente dijo...

Excelente anécdota... A veces hay que saber lidiar con esas dudas en la pareja. Creo que seria deshonesto decir que si ves a una mujer bellisima no piensas o tienes ganas de poseerla, pero el hecho es que lo dejas de hacer por compromiso a la pareja y porque vivir en pareja es mas que la suma de revolcones conjuntos. Pero por qué negar la belleza, la atraccion y el deseo por el otro sexo?
Leeré tu novela cuando pueda. Por ahora ando muy ocupado en mis propias cosas y no puedo sino leer lo que sirve a mis intereses directos y actuales. Pero la tengo pendiente.

comprar piso dijo...

Si es que, lo que deberias hablar es de amor, el amor mueve el mundo, los besos, el aliento el entumecimiento de huesos y musculos de tanto amarse. saludos