febrero 26, 2007

Los cambios y la falta de ideas.

Quiero escribir sobre las posibilidades de cambiar las cosas y no se me ocurre nada.

No cabe duda que el mundo está un poco destartalado y las soluciones parecen no dar el la tecla de los problemas. Globalmente los inconvenientes son muchos. Tenemos el hambre y la sed en grandes porciones de mundo, las guerras en otras tantas, las enfermedades, la desertificación, la corrupción y la falta de propuestas concretas para solucionar estos temas.

También existen una gran cantidad de problemas que podríamos llamarlos menores aunque su tamaño lo desmiente. Algunos de puertas afuera, otros de puertas adentro pero ambos de complicada solución. Problemas individuales, personales, pero que en la suma se transforman en gigantes. El abuso infantil está en la casa del vecino, la drogodependencia en las escaleras del edificio, la discriminación en el bar de la esquina, la violencia en cada semáforo, y podría seguir nombrando situaciones que por lo individuales no siempre nos tocan el alma.

¿Hay que hacer algo? ¿Tiene sentido salvar una ballena varada cuando el compañerito de escuela de mi hija tiene los ojos morados? ¿Hago el bien apadrinando un niño africano por 15 dólares al mes mientras esquivo e ignoro al yonki de la escalera?

El mundo está lleno de mentirosos que tienen la virtud de hacernos creer que existe la posibilidad de que no lo sean. O sea, uno está casi seguro que mienten, pero queda una pequeña duda en el aire que nos impide crear una opinión firme.

Varias cosas me hicieron meditar sobre esto:

-Un artículo muy bueno de Vicente Ulive del que comparto mucho (aunque no todo),

-Un cartel en IKEA (una multinacional de muebles) donde incitaba a donar un dólar para plantar un árbol. Yo pensé; estos tipos nos invitan a financiarle su materia prima con la que ganarán millones, ¡hay que ser muy huevón para no darse cuenta!

-El apoyo del gobierno argentino a los cortes de los puentes Argentina-Uruguay, los asambleístas entrerrianos deben estar en un gran brete, no puede ser que no se sientan usados, pero tampoco pueden dar el brazo a torcer después de tanta lucha.


-Las palabras del presidente peruano (¿de izquierda?) Alan García para con los pobres que esperan que el gobierno les de una mano. ¡“Parásitos” les dijo el animal!

-La posibilidad de EEUU, según varios medios, de atacar Irán de un día para otro.

Ideas nuevas casi no hay, procesos de cambio en marcha tampoco, ¿entonces? Nos queda la posibilidad de preocuparnos por lo doméstico y tratar de solucionar persona a persona algunos de los millones de problemas, o aspirar a puestos de poder que nos permitan cambiar algo. ¿Cambiar la distribución de la riqueza? ¿La cabeza de las grandes compañías? ¿Se podrá cambiar algo? No tengo idea, el mundo está demasiado grande y las telarañas que las mismas sociedades fueron creando para ordenar, controlar o lo que sea, han perdido los pies y la cabeza. ¿En que parte debe insertarse la nueva idea para que funcione? Otro tema y siguen sumando....

Así las cosas, me voy a escribir ficción, ahí al menos los engranajes calzan.

Cruz J. Saubidet®

Tags Blogalaxia:
Tags Technorati:

9 comentarios:

Joan Guerrero dijo...

Colócate en ciencia ficción. A ver si te dan los trazos. Ahora la realidad se traspone con la misma ficción y parece que no sabemos distinguir qué es lo que tenemos en sueños o lo que nos pasa a nuestro alrededor.

Arcangel Vulcano dijo...

Cruz, ante los importantes aspectos que expones, te dejo de muy buena fe estas reflexiones:

El Papa Juan PabloII invitó en la Encíclica "Centesimus Annus" a examinar las "cosas nuevas de hoy y mirar al futuro" cuando se vislumbraba el tercer milenio de la era cristiana.

Juan Pablo II promovió entonces un gran movimiento para la defensa de la persona humana en la tutela de la dignidad, la cual, en las alternantes vicisitudes de la historia, contribuyera a construir una sociedad más justa o, al menos a poner barreras y límites a la injusticia.

El Papa Juan Pablo II, se alegraba de apoyar "la nueva evangelización" que él mismo proclamó. Nueva evangelización de "la que el mundo moderno tiene tanta necesidad" y la cual "debe incluir, entre sus elementos esenciales, el anuncio de la doctrina social de la Iglesia" puesto que "no existe verdadera solución a la cuestión social fuera del evangelio y las "cosas nuevas" pueden hallar en él su propio espacio de verdad y el debido planteamiento moral" .

Al igual que el Papa León XIII, Juan Pablo II sostenía que "la propiedad privada no es un valor absoluto puesto que hay un principio que lo complementa: el destino universal de los bienes de la tierra".

También expresó el Papa Juan Pablo II en su Centesimus Annus: " El error consiste en una concepción de la libertad humana que la aparta de la obediencia de la verdad y, por tanto, también del deber de respetar el derecho de los demás..." Error que "conduce al afianzamiento ilimitado del propio interés y que no se deja limitar por ninguna obligación de justicia".

Pienso estos principios y valores están hoy más que nunca vigentes, ante el avance incontenible del egoismo, el odio, la guerra y la hegemonía de filosofías políticas,económicas y religiosas, que cada día dividen más a la humanidad en su empeño por prevalecer.

Mis respetos y saludos.

Don Mike dijo...

Don Cruz, el devenir es inexorable, nadie hara nada, por lo menos yo no tengo intencion de hacer nada por tantos hijos de puta.

Mejor gocemos y dejemonos de mamadas.Un abrazo sr.Y si, usted dele a la ficcion, es mas noble..jojojo.

Y que chingue su madre el arcangel vulcano y me cagare ne la proxima imagen que vea del papa ese...puras mamaditas.

Felix Fortune dijo...

No estoy deacuerdo en poner la responsabilidad en las grandes empresas.

No se como será en America, pero en Europa, muchísima gente tiene sus ahorros en acciones, fondos de pensiones y demás medios para ganar un dinerillo extra, o por lo menos para no perderlo debido a la inflacción.

Toda esta gente exige unas plusvalias cuando vende, y unos intereses anuales, y desde luego toda esta gente, no son señores gordos que fuman puros, sino trabajadores de fábricas, jardineros, son el pueblo en definitiva, y lo aceptemos o no, las grandes multinacionales, son el pueblo también.

Un fondo de pensiones, es un conglomerado de gente del monton, una multinacional también. No todas lo son, pero si muchas.

Es muy fácil decir que los ricos no s estan jodiendo, pero la realidad es que los que jodemos, somos todos, ricos o pobres.

Mariluz Barrera González dijo...

Comparto la opinión de JOAN, nuestra realidad ha rebasado la ficción; la realidad nos ha superado por que ultimamente el afan mas grande del hombre es no querer mirarla, huir de ella y por consiguiente no hacer nada.

En nuestros pequeños entornos la realidad es tan evidente que no necesito irme a otro lugar para luchar y hacer algo, el compromiso personal es grande cuando el espíritu no esta ciego.

UN BESO Y SALUDOS EN VOZ ALTA DESDE CAMPECHE.

Cruz J. Saubidet dijo...

Joan, me parece que mas que ciencia ficción vivimos en un lugar donde nada es sobrenatural, simplemente hay mucho que piensan de una manera fea.

Arcangel:Me parece que la evangelización ya ha causado bastante daño en la historia, así y todo las palabras suenan bonitas y son respetadas por millones de fieles.Es un tema que da para mucho, yo respeto la necesidad de la gente en creer con fuerza y tener fe, pero no hace falta que una religion nos enseñe lo que está bien o está mal.

Mike: Usted es un bato loco! ¿No sera de la Mara Salvatrucha?

Felix: Quizas las multinacionales usen al pueblo proporcionandole la posibilidad de hacer unos dinerillos extras. En lo personal yo no pondría dinero en ciertas empresas. Pero es cierto. No creo que las empresas sean el pueblo, es como creer en los políticos.

mariluz me gustó mucho lo que dijiste.

Un gran saludo

Arcangel Vulcano dijo...

Respetado Cruz, pienso que tienes mucha razón, nótese, que estoy haciendo una cita textual entre comillas, a propósito de tu interesante tema, para el debate. Sin tomar partido de esas ideas, ni defenderlas como propias.

En realidad siempre me ha parecido correcto el enfoque que contiene la frase de Willian Chakespeare que dice: "no hay nada malo ni bueno excepto si la mente lo hace así".Sin embargo me declaro un ser humano con fe en Dios, lo cual no me convierte en un ser religioso, sino creyente, que no pretendería jamás la temeridad de imponerle a otros mis creencias o ideología.Que por cierto, siempre suelo respetar a todas las personas, su pensamiento, ideología, y sus distintas creencias religiosas, porque me parece un legítimo e íntimo derecho individual, lo cual es sagrado.

Por otra parte, como es lógico me causa asombro el insulto gratuíto, de algunas "personas" intolerantes que no aceptan las opiniones ajenas y que juzgan a los demás injustamente,o los discriminan y persiguen por sus ideas, más aún cuando no nos conocen y menos respetan como personas.Por lo que no merecerían ni siquiera nuestro enojo,ni siquiera la soberbia indiferencia, sino nuestra sincera compasión cristiana, por no ser capaces de dar testimonio en los hechos con las verdades que predican; para ellos, "ponemos la otra mejilla" y ofrecemos nuestro amor de prójimos.

Por eso tengo la convicción, que todo intento de intolerancia o discriminación ofensivo e insultante a la inteligencia ajena, será dignamente deplorado por personas como tú, que saben escuchar, exponer, respetar, estimar y debatir con sus interlocutores sin importar su credo, ideología política y religión.Tal actitud de dignidad, decoro y civilidad asumida por ti con total naturalidad, como norma de vida y testimonio real de comportamiento cotidiano dicen mucho de tu calidad humana.

Un abrazo, mis respetos y saludos.

Vicente dijo...

No sé, tal vez sea postmoderno, pero cada vez que alguien me viene con el cuento de que "podemos hacer algo", termina siendo para colocarse EL MISMO en situaciones de poder contra las que despotricaba cuando estaba fuera del sistema. No sé qué es mas asqueroso: Ser el monigote con el garrote, o ser el pendejo que se la pasa quejandose y organizando marchas contra el monigote solo para convertirse en un peor monigote cuando le toca su turno.
Orwell tenia razon, esto es una granja de animales, y la gente lo que hace es irse por las cortinas de humo que nos ofrecen (reciclar, ser "buenos") en vez de tener las bolas para echar toda esta mierda por la ventana y voltear a nuestros politicos corruptos y sus lobbys de armas y carros de una buena vez. Nos tiran migajas, puras migajas...
Mejor me voy a la ficcion, como dices tu. Puta, que me den una bomba, solo una...

Cruz J. Saubidet dijo...

arcángel, por supuesto que no me gustan los agravios ni comparto los dichos agresivos para con Ud.
No voy a moderar los comentarios porque no quiero transformarme en juez de nadie, pero no festejaré ningún improperio.
Vicente, de acuerdo, pero no tiremos bombas porque nos transformaríamos en los monigotes de los que quieren que hagamos eso, sigamos con la ficción.